COLUMNA INVITADA

Calderón y el narco, consulta y juicio a expresidentes

Parte de la transformación de México tiene que ver con la democratización de las decisiones que toma el Estado

OPINIÓN

·
Ricardo Peralta/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

La historia de corrupción y nexos con el narcotráfico dejó de ser un mito y fantasía periodística al tener la evidencia legal en el proceso que se sigue contra Genaro García Luna en los Estados Unidos. Felipe Calderón Hinojosa expresidente de México nombró al secretario de seguridad pública federal y lo asistió como principal responsable para atender la problemática delictiva, la violencia y la estrategia nacional contra el crimen organizado.

Fue el sexenio más sangriento de la historia de México, se priorizó el espectáculo mediático de masacres y detenciones de capos, en vez de procurar la paz y el desarrollo humano de los más desfavorecidos del país.

Miles de huérfanos, familias desintegradas, viudas al por mayor, infiltración de miles de armas y cartuchos al territorio nacional, nepotismo, enriquecimiento ilícito, colusión de servidores públicos, asociación delictuosa y otras figuras penales que pueden tipificarse al expresidente y ampliarse a sus colaboradores más cercanos, que en este momento aún pueden ser imputados en nuestro país.

Por ello, el artículo 35 de nuestra Constitución Política, describe el mecanismo de participación ciudadana para elegir sobre temas de trascendencia nacional.

El 1 de octubre del 2020 la Suprema Corte de Justicia de la Nación definió la constitucionalidad de la Consulta Popular y estableció, previo debate público, que se realizará el próximo 1 de Agosto del 2021, bajo la tutela del INE, conforme a la siguiente pregunta:

"¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?".

La intención inédita de celebrar este acto de democracia participativa, obedece a uno de los reclamos más sentidos de la población contra los gobiernos de los expresidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña, es decir, la imperante impunidad respecto a los errores en la toma de decisiones de estado que sumieron a la población mexicana, llevando los índices de inseguridad, pobreza, corrupción y crisis económicas y morales más altas del mundo.

Parte de la transformación de México tiene que ver también con la democratización de las decisiones que se toman desde el Estado mexicano, las comparsas conservadoras infiltradas bajo la firma de algunos medios de comunicación y de actores cuenta cuentos, que influyen a su propio conglomerado de historias fantásticas y todos aquellos que históricamente no comparten las ideas progresistas, sin duda, están verdaderamente incómodos.

Aunque en algunos casos la prescripción para perseguir algunos delitos sea la causa de impunidad, la historia y la conciencia popular tiene muy identificado el grado de participación y responsabilidad de los sujetos a la consulta popular, el colectivo social ha emitido ya una sentencia condenatoria inapelable en calidad de culpables.

POR RICARDO PERALTA
@RICAR_PERALTA

dza