Un llamado al voto útil

Se necesita ejercer un voto más que ideológico que sea pragmático, y que más que idealista sea realista

Un llamado al voto útil
Guillermo Lerdo de Tejada / Columna Editorial / Opinión El Heraldo de México FOTO: Especial

No es el mejor escenario y está lejos de serlo, pero es el que enfrentamos: las próximas elecciones del 6 de junio, más que con una pluralidad de opciones diversas de entre las cuales elegir, nos recibirá a los ciudadanos con un escenario polarizado entre dos visiones excluyentes de México: la profundización del autoritarismo o el inicio del rescate del régimen democrático. En menos de dos meses, nos jugamos el futuro del país en el largo plazo. 

Hay que insistir en el punto: no estamos en un contexto de normalidad democrática, donde los partidos oficialistas y las oposiciones dialogan para llegar a acuerdos; donde hay separación de poderes y contrapesos efectivos. Estamos en un contexto de intento de restauración del presidencialismo autoritario, donde desde el gobierno se pretenden imponer verdades y avasallar a quienes opinen distinto: legisladores, gobernantes locales, periodistas, actores de la sociedad civil y en general ciudadanos inconformes.

Por eso, cuando usted vaya a votar el 6 de junio, a pesar de que encontrará muchos partidos en la boleta, en realidad tendrá que elegir entre sólo dos alternativas sobre las que no hay espacio para la ambigüedad. Uno de los polos es el bloque oficialista: Morena, Encuentro Social, Partido del Trabajo, Partido Verde, Redes Sociales Progresistas y Fuerza por México. Todos estos partidos políticos, aunque con siglas y colores distintos, sirven a la misma causa: al lopezobradorismo. Si este bloque gana, significará que el presidente podrá continuar controlado el Congreso para pasar leyes y aprobar presupuestos a voluntad. Los resultados de la concentración del poder son conocidos: más pobreza, más violencia, menos empleo, menos medicinas.

La única alternativa viable al lopezobradorismo es hoy por hoy la coalición Va por México, que forman el PRI, el PAN y el PRD. Usted puede o no simpatizar en principio con estos partidos; todos cargan con éxitos y fracasos de gobierno.Pero lo cierto es que, de acuerdo a todas las encuestas y estudios disponibles, se trata de la única opción con capacidad real para alterar la correlación de poder y ponerle freno a la regresión autoritaria.

Movimiento Ciudadano es un partido en el que milita mucha gente a quien estimo y respeto – personal y profesionalmente - pero su decisión de ir en solitario llevará a fragmentar el voto opositor en varias elecciones clave.

Asimismo, la abstención o el voto nulo tampoco son una alternativa eficaz para expresar el descontento; al contrario, optar por estas vías es desperdiciar la oportunidad de crear contrapesos indispensables.

Es un mito que el lopezobradorismo sea mayoritario o invencible. De hecho, su mayoría actual en la Cámara de Diputados es artificial e ilegal: ganaron sólo el 44% de los votos, pero por componendas políticas, y violando la Constitución, se les asignaron el 66% de los curules. La lección es clara: allopezobradorismo se le puede derrotar en las urnas. Pero para ello se necesita ejercer un voto útil: un voto que más que ideológico es pragmático, y que más que idealista es realista. En esta elección, para bien y para mal, no hay espacio para puntos medios: se vota por el autoritarismo o por la democracia.

POR GUILLERMO LERDO DE TEJADA SERVITJE
DIPUTADO CIUDADANO EN EL CONGRESO DE LA CIUDAD DE MÉXICO
@GUILLERMOLERDO

PAL


Compartir