#Ruta2021 Adame desenmascarado

Acertadamente salió al paso de inmediato para hacer control de daños. Dejó claro que su expertis es la actuación y la venta publicitaria, no la política

#Ruta2021 Adame desenmascarado
Alejandro Cacho / Touché / Opinión El Heraldo de México

Bien podría ser un diálogo en la segunda parte de La Ley de Herodes. Esta vez, el protagonista no es Damián Alcázar, sino Alfredo Adame, un perfil más ad-hoc a la política del siglo XXI: un galán maduro y popular que trata de sacar el mayor provecho a su candidatura. “¿Por qué crees que me fui yo con ellos? Marcelo Ebrard es el próximo Presidente de México, cabrón. Ya a mí (sic) me contaron toda la historia, cómo está todo el pedo por dentro, necesito caballos de batalla ganadores. Nos dan 40 millones de pesos, de esos 40 millones nos chingamos 25”.

Ese audio filtrado y de origen desconocido es un golpe seco y a la cabeza a la candidatura de Adame, que podría considerarse ya acabada. Pero también es un obús a la línea de flotación del partido que lo postuló, Redes Sociales Progresistas. Adame expuso el hedor y podredumbre de la política partidista mexicana, sus disciplinas vergonzosas, sus pactos inconfesables y sus proyectos perversos. Algo que los mexicanos ya sabíamos, pero no lo habíamos escuchado públicamente con tal descaro. Como si interpretara a Juan Vargas, Varguitas, protagonista de la Ley de Herodes, Adame soltó “los dueños de este partido son Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y Elba Esther. Marcelo Ebrard es el próximo Presidente”.

Recordé la escena donde Varguitas afirma vehemente: “En este país, el voto se respeta. No es nuestra culpa que la gente siempre vota por mi partido”, cuando Adame habló de las mayorías artificiales para beneficiar a la 4T: “No va a llegar (Morena) a la mayoría de diputados en la cámara, entonces necesitan agarrar, cabrón, de todo el rollo. Entonces, a RSP lo van a súper apoyar para que meta lo más posible. La diferencia van a ser como 11 diputados. Entonces, el pedo es que de RSP van a sacar esos 11 diputados para tener la mayoría de 256 en la Cámara”.

Alfredo Adame se ufana de haberse sentado a hablar con “Elba Esther, cabrón, y ya me senté con Maricruz Montelongo, la hija, y con Fernando González, y todo el rollo”. No me extrañaría que saliendo de esa reunión haya pensado como Varguitas cuando ordenó, en la película, que “a partir de hoy, se modifica el periodo de gobierno de los presidentes municipales, empezando de seis a doce… no, ¡a veinte años!”.

Mediático como es, acertadamente Adame salió al paso de inmediato para hacer control de daños. Dejó claro que su expertis es la actuación, la conducción y la venta publicitaria, no la política. Explicó que fue una grabación y filtración ilegal. Cierto. También que se trató de varios segmentos de distintas conversaciones y temas. Sí, se notan las ediciones de audio. Sin embargo, no hay manera de justificar la explicación que hizo sobre los verdaderos dueños de Redes Sociales Progresistas y su sumisión a López Obrador y la 4T. Para cerrar con broche de oro, la soberbia de decir que si pierde la elección, se olvida de ensuciarse los zapatos por ayudar a la gente y se regresa a su casa a comer tres veces al día.

Por ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

 

maaz


Compartir