El juego político del censo en EEUU

Estados que creían que ganarían población y curules se vieron defraudados u obtuvieron menos de lo esperado; los republicanos son los más beneficiados

El juego político del censo en EEUU
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

Con la divulgación de las cifras de población tomadas en el Censo de 2020, EU comenzó el proceso hacia una de las más conocidas, y no del todo, éticas fórmulas para influir en las elecciones de los próximos 10 años.

Los números revelados determinan los 435 distritos de viviendas entre los 50 estados que utilizan las variaciones de crecimiento o pérdida de población para hacer el nuevo reparto de secciones.

Ciertamente, el anuncio produjo algunas sorpresas y decepciones políticas: estados que creían que ganarían población y curules se vieron defraudados u obtuvieron menos de lo que esperaban; organismos como la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), se dijeron sorprendidos por conteos de ciudadanos menores que los proyectados.

Pero, al margen de esas situaciones, el hecho es que de creer a los republicanos, tienen sólidas esperanzas de reconquistar en 2022, la mayoría en la Cámara baja y que, según los especialistas, tales perspectivas son mayores gracias a los cambios de población.

Actualmente, y tras los comicios de noviembre, los republicanos controlan 30 legislaturas estatales y los demócratas 18, con un Congreso electo sin definiciones partidistas (Nebraska) y otro dividido (Minnesota) donde están empatados.

La necesidad política de crear distritos que sean "seguros" para la elección de republicanos o demócratas, según el caso, ha llevado históricamente, y en términos menos exagerados que lo que pudiera creerse, a algunas joyas de ingeniería electoral, como distritos que se doblan, que casi rodean otros, o parecen animales mitológicos.

El proceso se llama gerrymandering (en homenaje a un viejo gobernador de Maryland, Gerry Mander), es tan viejo y deshonesto como aprovechado. 

De hacer caso a los primeros análisis del Censo 2020, los mayores beneficiarios serían los republicanos. Según el conteo, siete estados pierden un distrito cada uno, que serán resignados a seis demarcaciones –incluso Texas, que gana dos–.

El rediseño de distritos en los estados que pierden escaños (California, Nueva York, Illinois, Ohio, Virginia Occidental, Michigan y Pensilvania) será sin duda tan interesante como los nuevos a crearse en los que ganan diputaciones federales.

En tres de esos estados con aumento (Texas, Florida y Carolina del Norte), los republicanos controlan el rediseño de distritos y los demócratas sólo en Oregon, mientras que Montana tendrá ahora dos distritos en vez de uno, Colorado tiene una comisión independiente.

Texas, un estado bajo sólido control republicano, es el único que aumenta dos distritos, y las apuestas son a que su dibujo de mapa electoral permitirá que los republicanos dividan más a las áreas prodemócratas, muy especialmente aquellas donde hay predominio de población latina.

El chiste es aprovechar –y abusar ciertamente– de las reglas de la competencia democrática, especialmente la de que el ganador de la mayoría simple es el vencedor absoluto. 

Por JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

dza


Compartir