ALHAJERO

Presidente, siento la ola...

El sector empresarial sonorense, “ya sin recato —va a los actos públicos de Morena—, está conmigo”, refiere Alfonso Durazo

OPINIÓN

·
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

Para Alfonso Durazo no hay pero que valga: ni campañas negras, ni encuestas adversas o que lo sitúen en empate técnico; ni medios o columnas ligadas a sus adversarios; ni siquiera la compra de votos al por mayor que ve venir.

“¡No les va a alcanzar!”, asegura el candidato de Morena a la gubernatura de Sonora.

Su confianza en alcanzar el triunfo el próximo 6 de junio deriva de varios factores:

-El ánimo “extraordinario” que detecta en sus actos de campaña y que ni la pandemia ha logrado mermar. “¡Es un auténtico jolgorio!”, describe.

-Su vínculo con Luis Donaldo Colosio. Tema que, aunque no lleva como porta estandarte, sí le obsequia simpatías cada vez que lo menciona.

-El respaldo que tiene Andrés Manuel López Obrador entre los sonorenses. Una popularidad que alcanza 67% y que, de algún modo, algo se le traslada.

-Los beneficiaros de los distintos programas sociales: alrededor de 750 mil en su entidad. Pero algo más bien importante como indicativo de sus posibilidades de ganar la elección de gobernador de Sonora: “La cargada…”

Y en esa “cargada”, los empresarios. El sector empresarial, “ya sin recato —va a los actos públicos— está conmigo”, asegura Durazo. Sí hay jaloneo con ellos, pero ¿cuándo iban a hacer presencia en un evento de Morena?

Desde su perspectiva, el apoyo de los empresarios sonorenses a su candidatura, deriva de su propia procedencia: del gabinete de AMLO. Lo que le da —y eso lo ven los dueños del dinero— capacidad de gestoría frente a la federación; y su capacidad ejecutiva que, calculan, redundaría en su beneficio.

De ahí que cuando platicó con el Presidente sobre sus posibilidades, le confió: “Presidente, siento la ola…”

Que todavía hay escollos que sortear…, sin duda. Ahí están, por ejemplo, las campañas negras (como la supuesta investigación de la DEA) pero, advierte el ex secretario de Seguridad, eso “no penetra” en la gente de su tierra; “nadie se atreve a hacerme un señalamiento de corrupción”.

Durante la charla con directivos y colaboradores de El Heraldo Media Group, Durazo comentó que le hubiera gustado que las cosas fueran distintas en relación a sus adversarios: Ernesto Gándara, “hijo de la clase dorada de Hermosillo”; y Ricardo Bours, “a quien le ha costado mucho remontar la mala imagen”.

Pero las cosas son como son. Es claro su “rompimiento” con el grupo político hegemónico desde hace más de 30 años en su estado —el de los beltronistas—; y advierte que el Estado que recibirá de manos de la gobernadora actual, Claudia Pavlovich, “es una papa caliente”. 

•••

GEMAS: Literal y alegóricamente podríamos decir que en la Cumbre Climática, López Obrador y Joe Biden “ni se vieron, ni se oyeron”.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

PAL