La valla de las elecciones

El próximo 6 de junio, las mujeres demostraremos que somos el principal movimiento opositor contra el orden patriarcal

La valla de las elecciones
Lila Abed/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

Las mujeres decidiremos las elecciones intermedias del 6 de junio. No sólo representamos el 51.76% de los ciudadanos registrados en la lista nominal vigente, pero la lucha a favor de los derechos de todas las mujeres se posiciona firmemente en la agenda nacional y como la única oposición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Con la designación de Félix Salgado Macedonio como candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero, a pesar de las denuncias por violación y abuso sexual en su contra, el Presidente y su partido mandan una clara señal a las mujeres mexicanas que no importan y que su bienestar y seguridad son irrelevantes en el proyecto político de la Cuarta Transformación.

Aun cuando vivimos en un país en el cual se reportaron 3 mil 723 muertes violentas de mujeres (sumando feminicidios y homicidios dolosos) en 2020, en el que 11 mujeres mueren diario, lo que ha detonado a que un ejército de feministas se unan para alzar la voz, el Presidente ha demostrado una y otra vez que no tiene el interés ni la inquietud de atender la crisis por la que atraviesa la mitad de la población mexicana. Nos están asesinando, abusando, desapareciendo, amenzando, atentando contra nuestras vidas, y el gobierno no sólo sostiene el machismo, lo promueve desde la cúpula masculina de su partido.

Los comicios de este año, con más de 3 mil 500 cargos en juego, revelarán la desigualdad de oportunidades y la violencia electoral que perdura en contra de las mujeres. Es cierto que es un gran avance que las Cámaras del Congreso de la Unión hoy estén integradas paritariamente por mujeres y hombres. También, es importante reconocer que El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación obligue a los partidos postular a 7 mujeres candidatas a las 15 gubernaturas que estarán en disputa.

De igual manera, la reforma constitucional en materia de paridad de género les permite a las mujeres contender de manera igualitaria en las candidaturas a todos los cargos de elección popular.

A pesar de estos logros en la representación política de las mujeres, persisten actos de discriminación y violencia en contra de ellas. Los partidos políticos pueden cumplir en términos numéricos con la postulación de candidatas a distintos cargos, pero en la mayoría de los casos se les designan distritos y estados con pocas probabilidades de triunfar, reservando los lugares más atractivos para los hombres. Es por ello que en la actualidad, sólo contamos con una gobernadora y una jefa de Gobierno, y la paridad de género no se refleja en los municipios y ayuntamientos. Sólo 29% de las presidencias municipales están a cargo de una mujer.

Sumado a esto, las mujeres enfrentan el reto de ser violentadas como candidatas. En la contienda de 2018, 106 mujeres fueron agredidas y 16 fueron asesinadas. Son blancos de las desigualadas estructurales que existen en los partidos políticos, de ataques sexistas y de políticos que las violentan desde la impunidad. Con un gobierno que minimiza e ignora a las mujeres, es de esperarse que en las elecciones de 2021 se desaten los niveles de violencia.

Este próximo 6 de junio, las mujeres demostraremos que somos el principal movimiento opositor contra el orden patriarcal y haremos sentir la grave crisis e injusticia que vivimos todos los días en nuestro país.

POR LILA ABED
POLITÓLOGA E INTERNACIONALISTA
@LILAABED

jram


Compartir