¿Histéricas, exageradas?

En la actualidad, las mujeres producimos 75% de la riqueza del mundo, pero sólo poseemos 10%

¿Histéricas, exageradas?
Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México

Sigue preguntándose por qué estamos tan enojadas las mujeres, como para que algunos grupos hayan decidido externarlo a mazazos y, ¡¿hasta con fuego?!

Trataré de resumirlo: según investigadoras feministas, hace 25 mil años, y durante 15 mil, se crearon miles de figuritas de mujeres muy frondosas con senos y caderas voluminosas y sin rostro.

Las estudiosas aseguran que en esa época las mujeres, aparte de la recolección y por supuesto también entrarle a la cacería, éramos las que hacían el fuego y por eso decidíamos quién comía y quién no.

Imaginen la cara del hombre de piedra de ver que un ser muy parecido a ellos sangraba y no moría, podía sacar otro ser vivo de dentro suyo y darle de comer de su propio cuerpo.

Los cuatro mil años siguientes, en donde ya la humanidad era seminómada, ya habían notado que el gallo pisaba a la gallina o el conejito montaba a la coneja.

Durante ese periodo ya no se hacían figurillas femeninas, sino unas donde se encontraban fundidos un hombre y una mujer.

Ora bien, acabando ese periodo, comienza otro de cinco mil años que rige hasta la fecha. Hicieron sólo figuras fálicas. El varón se dio cuenta que él también tenía que ver en la procreación. Y creyó que la semilla era únicamente SUYA y que la mujer sólo la horneaba para darle forma.

En esa arcaica Grecia tenían el mismo peso la voz de hombres y mujeres, mientras no fuesen esclavos. Pero el discurso fue cambiando. A decir del investigador Juan Carlos Hernández Meijueiro, Hesiodo realizó una nueva narrativa en la mitología griega, donde “acababa de suceder una guerra en el Olimpo, en la que los dioses habían vencido a las diosas”. Pericles quiso cambiar el nombre a la ciudad de Atenas por uno de dios machín: Poseidópolis; pero las mujeres que aún votaban lo impidieron.

Tres años después, cuando sucedió un maremoto, Pericles insistió y dijo las mujeres “no supieron decidir”. Ahí se terminó el derecho al voto de las mujeres y como se les consideraba “eternas adolescentes” , debían ser pastoreadas por un varón y se les negaron 3 derechos vitales: a tener pertenencias, a enseñar y ser enseñadas y a decidir sobre su cuerpo.

Tras muchos jaloneos, estos derechos se han rescatado parcialmente en algunos periodos y zonas, pero… en la actualidad las mujeres producimos 75% de la riqueza del mundo pero sólo poseemos 10%. Los seres humanos más pobres son mujeres. De todas las tierras del mundo (aunque somos la mitad de la población), poseemos ¡2.4%! Por un mismo trabajo y mismas obligaciones ganamos 8.22% menos que los varones en este país. Por cierto, los feminicidios, según expertas, están llegando a 13 diarios, donde 30% son menores de edad. No se detiene ni a 3% de los feminicidas. La mayoría abandona la escuela por pobreza o embarazo. ¡Y seguimos sin poder decidir sobre nuestro cuerpo! ¿Así, o le sigo?

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

jram


Compartir