Llévela, llévela, camarada

¿Las vacunas nos permitirán recuperar el mundo de viajes tal como lo conocíamos?

Llévela, llévela, camarada
Roberto Gaudelli / Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Ok. Estamos a 3 de febrero. En un ratito más, cumpliremos un año en esta situación tan complicada. Y todos los pronósticos fallaron. Que si dos meses… que tal vez cuatro… que el verano no se ve tan mal… que una catástrofe serían 60 mil defunciones… que ya casi está la vacuna, que…

Todos fallamos ante la magnitud de esta desgracia. Fallaron los ingleses, los estadounidenses y los alemanes. Y, si fallan los alemanes, qué nos queda a nosotros, pobres mortales de países del tercer mundo (¿todavía así se dice o esa expresión es demodé?).

Releo el documento emitido por el Consejo Nacional Empresarial Turístico, elaborado por el Centro de Investigación y Competitividad Turística, que dirige mi querido amigo, el Dr. Francisco Madrid, y me pregunto: ¿de qué tamaño será el problema en el que estamos metidos en el turismo mundial? Transcribo:

“De acuerdo con la OMT, la disminución de las llegadas de turistas internacionales en el mundo, en 2020, alcanzó un volumen superior a los mil millones, es decir, entre un 70 y un 75% por debajo del registro de 2019. 

De igual forma, la contracción en los ingresos por visitantes internacionales se situaría en torno a los 1.1 billones de dólares. Según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, los empleos que se perderán rondan entre 143 y 174 millones.

Para México, en 2020 la reducción en los ingresos por visitantes internacionales se habría situado en alrededor de 55.3%, lo que significa 13.6 miles de millones de dólares menos que en 2019. 

De la misma forma, las llegadas de turistas internacionales a México habrían disminuido 45.9%, un retroceso de 20.6 millones. Las llegadas de turistas no fronterizos retrocedieron 54.4% y las de turistas fronterizos lo habrían hecho 36.4%. 

En lo que respecta al turismo interno, la disminución de llegadas de turistas a cuartos de hotel habría sido de 55.1% y, con todo ello, el retroceso en el consumo turístico en el país para 2020 estaría por arriba del billón de pesos”.

Respiro hondo y me pregunto: ¿serán las vacunas la salida que permita recuperar, en un lapso razonable, los empleos, las ocupaciones hoteleras, el mundo de viajes, tal como lo conocíamos? Los expertos dicen que sí. 

La recuperación económica, no solo del turismo, sino de la economía en su conjunto, dependerá de la vacunación masiva. Cuando el 70% de la población esté  vacunada, ya podremos pensar –dicen los que saben– que la pandemia quedará atrás.

Si tomamos los datos recientes del INEGI, tenemos por delante la tarea de vacunar, más o menos, a 88 millones de personas. No parece un reto fácil ni rápido.

La Sputnik V, a la fecha, promete atender una cuarta parte de ese volumen. Confiamos que el Gobierno de México y las empresas de nuestro país hagan una gran tarea incrementando este primer número de vacunas, hasta tener las necesarias.

Pero, ¿será suficiente este año para que la población quede inmune? Seguramente no. ¿Y qué hacemos con la industria de viajes y turismo, mientras tanto? Pues aprendemos a viajar en esta nueva circunstancia. Y para eso, ya hay un nuevo y revolucionario avance que nos permitirá mantenernos sanos. ¿Serían las “goticas” de Maduro? ¿Tal vez las micro partículas cítricas que pregonaba otra funcionaria? ¿Algún nuevo ungüento especial? No.

Mi plan es más sencillo: se llama “Me cuido, te cuido”, e implica el uso riguroso del cubrebocas y el lavado de manos cuatro o cinco veces al día. Es todo. Con eso, salimos adelante, mantenemos nuestro ritmo de vida, seguimos viajando y nos quitamos esta trágica historia de encima.

Así que propongo, estimados lectores, que sigan rigurosamente mi plan, mientras  nuestros tovarich euroasiáticos nos surten las 88 millones de dosis de vacunas que necesitamos para volver a la normalidad.

 

POR ROBERTO GAUDELLI
@ROBERTOGAUDELLI


Compartir