CONTRA LAS CUERDAS

Inédito: gobernador nayarita se declara en bancarrota y frena elecciones

Aprovechó para decir que ni siquiera hay dinero para pagar los salarios de la burocracia local

OPINIÓN

·
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Opinión El Heraldo de México

Antonio Echevarría, gobernador de Nayarit, se declaró en bancarrota y ordenó frenar las elecciones estatales frente a un escenario propicio para la derrota, pues su candidata está en el fondo de todas las encuestas que se han levantado en la entidad panista.

A Miguel Ángel Navarro, precandidato de Morena, Gloria Núñez, no le ve el polvo ni con una alianza conformada por el PAN-PRI y PRD, al quedar rebasada por más de 30 puntos en las intenciones del voto.

El viernes, Juan Luis Chumacero, secretario de Finanzas, envió a una carta a José Francisco Cermeño, presidente del Instituto Electoral de Nayarit —de la que esta columna tiene copia—, en la que informa que no entregará recursos para las elecciones de junio.

“Nos permitimos informar a usted que nuestra entidad en estos momentos no cuenta con las intenciones financieras para suministrar a dicho ente público los fondos necesarios para llevar a cabo la organización del proceso electoral 2021, generado por consecuencia de los efectos económicos derivados de la pandemia de COVID-19”.

El mismo viernes, en un comunicado oficial, el gobierno de Echevarría aseguró que no tiene los 200 millones de pesos que se necesitan para las prerrogativas de los partidos políticos, así como para la organización de las elecciones locales, en las que  además se elegirán 30 diputaciones estatales, 20 presidencias municipales, 20 sindicaturas y 197 regidores.

Ninguna encuesta le favorece a la alianza. El estudio de opinión más reciente de El Heraldo de México le da una contundente ventaja a Navarro de 47 por ciento frente a 12.5 por ciento de Gloria Núñez, su principal oponente. En el círculo rojo se interpreta que hay intención de Echevarría de frenar las elecciones también por temor a la derrota y a ser enjuiciado por el aspirante de Morena, quien es la tercera vez que compite por la gubernatura de Nayarit.

Ayer, el gobernador del PAN insistió en que no tiene dinero para las elecciones, porque desde el primer día de su gobierno se enfrentó a una carga de deuda bancaria, así como con el SAT, ISSSTE e IMSS de aproximadamente siete mil millones.

“Atender dicha responsabilidad ha implicado enormes sacrificios, pues está muy por encima de la capacidad de operación de la entidad y limita grandemente nuestro margen de maniobra para dar respuesta a los grandes problemas de los nayaritas, incluso a los compromisos históricos plasmados en los contratos colectivos de los trabajadores”.

En otras palabras, aprovechó para decir que ni siquiera hay dinero para pagar los salarios de la burocracia local.

Es inédito en la historia del Instituto Nacional Electoral. Echevarría está pasando a la historia como el primer gobernador que declara a su administración en quiebra de cara a un proceso electoral.

Hay mucho por aclarar y explicar en este caso y por qué el gobernador en una carta que le mandó el viernes al presidente López Obrador en la que se suma al Pacto Nacional por la Democracia, no dijo nada de la situación económica. Llama la atención también el silencio de Marko Cortés, Alito Moreno y Jesús Zambrano, presidentes nacionales del PAN, PRI y PRD, respectivamente, que decidieron ir en alianza en Nayarit.

Uppercut: David Colmenares, auditor Superior de la Federación, o lo que queda de éste, estará sentado este lunes en el banquillo de los acusados ante diputados. Destrozado, se aferrará al cargo.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ
CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM 
@ALEXSANCHEZMX