Más ambientalistas que nunca

Para los que son creyentes, lo ha dicho el Papa Francisco; para los que no, lo dijo Bill Gates; el tema del medio ambiente es el objetivo social más urgente e importante

Más ambientalistas que nunca
María del Mar Barrientos / Molti Diversi/ Opinión El Heraldo de México

“Estoy involucrada en un proyecto ambientalista”, me decía mi amiga Gaby Evia hace años, cuando estábamos en la universidad. Gaby ya era ecologista y para mí esos temas, ¿cómo les explico?, no sabía ni con qué se comían. Con ella empezó mi apertura al conocimiento del mundo sustentable, y regresé a ver la naturaleza como el entorno que funge como una extensión de nosotros, y no como un ecosistema aparte de la vida. Después de mi no tan amplio entendimiento de la vida sustentable, vino la pandemia, seguramente en muchas personas, esa inquietud de regresar a la esencia, y con ello a la tierra y a la naturaleza.

Hace una semana Bill Gates dijo en entrevista que los efectos del cambio climático y el calentamiento global serán peores que los que trajo la pandemia. De esta manera vemos lo importante que es este tema, que para muchos países se torna secundario, como un must en la agenda internacional, no sólo para hacer un mundo mejor, sino simplemente para sobrevivir.

También lo ha dicho el Papa Francisco en determinadas ocasiones, en las que ha hablado de la importancia de ser ambientalistas. En 2015, hizo un llamado a los más de 1200 millones de católicos de todo el mundo, para que unan sus fuerzas para luchar contra el cambio climático. En la primera gran carta encíclica de su papado, Francisco llama a varios países a reunirse y darle prioridad a este tema.

Sin embargo, puede ser que a algunos les pase lo que a mí. El término se convierte en un tanto complejo, y surgen dudas como ¿Qué significa ser ambientalista? ¿Quiere decir ser vegano? ¿Ser hippie? ¿Ser obsesivo con los desechos que producimos?

Me dí a la tarea de investigar el concepto real y el propósito de esto. “Hoy en día, ser ambientalista significa pensar en ideas innovadoras para solucionar problemas multidimensionales”, según la escritora Rachel Carson. Es una forma de vida y pensamiento que supone un cambio profundo en la visión de los seres humanos respecto al mundo. Un pensamiento basado en la espiritualidad, en la conexión con nosotros mismos y con la naturaleza que nos permite meditar quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Ser ambientalista es mucho más que reciclar basura, de tratar de no generarla o de amar a la naturaleza. Es actuar conforme a una corriente de pensamiento más espiritual y verdadera.

Así que, ya teniendo un poco de entendimiento sobre lo que sería ambientalismo y la importancia de volcarnos a estos temas, podemos analizar lo esencial que es en la actualidad. Se dice que en la juventud está la esperanza, y varios científicos lo han dicho; esto es porque esta generación trae una especie de “nuevo chip” activado, en donde se cuestionan su forma de vivir, si la empresa en la que trabajan es sustentable, si pueden crear algún proyecto que ayude a la sociedad, más allá de sólo hacer su trabajo. Es por esto que hoy el rol de la juventud es cumplir y llevar a cabo ese amplio objetivo social que tenemos en nuestras manos, y no perder de vista que debemos ser (como dicen el Papa Francisco y Bill Gates) más ambientalistas que nunca.

POR MARÍA DEL MAR BARRIENTOS
MARIMAR.BARRIENTOS@ELHERALDODEMEXICO.COM
@MARIMARBAT

avh 


Compartir