“Invitadas” en el Museo del Prado

Los museos han empezado a cuestionarse sus propias colecciones, haciendo ejercicios curatoriales para analizar la importancia de la mujer en el arte desde diferentes perspectivas

“Invitadas” en el Museo del Prado
Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

La presencia artística de la mujer en museos e instituciones culturales es un tema que en los últimos años se está trabajando mucho más, con el fin de integrar la producción femenina a partir de un discurso actualizado y más plural; abordando a la mujer desde distintas ópticas, para desechar la historia oficial que ha sido contada, en favor de reformular los criterios de valoración de las obras y aproximaciones, para presentar todas esas narrativas olvidadas.

Las diversas propuestas de enfoques realizadas por los museos únicamente han efectuado un intento de recuperación, pero no de replanteamiento de los criterios ni de desarticulación para integrar, en un nuevo discurso renovado, toda aquella producción desechada por la historia oficial.

Desde la década de los 70, son numerosos los textos y estudios que han analizado por qué la historia del arte no ha reconocido el trabajo de mujeres artistas a lo largo del tiempo, examinando desde las teorías de género y las múltiples razones sociales por las cuales el trabajo de las mujeres ha sido invisibilizado en el arte. Cuando en 1989, el colectivo Guerrilla Girls instaló, afuera del Metropolitan Museum de Nueva York, carteles que cuestionaban la nula presencia de artistas mujeres en las exposiciones –en contraposición con la gran cantidad de desnudos femeninos­– preguntándose si era necesario que una mujer estuviese desnuda para estar en el museo, respondían desde el campo de acción del arte a importantes cuestionamientos.

Recientemente los museos han empezado a cuestionarse sus propias colecciones y las formas de narración, haciendo ejercicios curatoriales para analizar la importancia de la mujer en el arte desde diferentes perspectivas; tal es el caso de las iniciativas promovidas por el Museo del Prado, en un intento de reconocer el papel que actualmente tienen las creadoras.

A partir de este año, dicha institución anunció que reordenará sus colecciones, dando mayor presencia a las mujeres artistas, especialmente del siglo XIX, donde el número fue mayor; de igual forman también promoverá la adquisición de obra de mujeres artistas y una beca para estudios de género en la pintura.

Por otro lado, la exposición “Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1931)” es la primera muestra que organiza el Museo del Prado tras su reapertura, la cual tiene como fin ofrecer una reflexión sobre el papel de la mujer en el sistema español del arte a través de un recorrido que permite reconocer la imagen de la mujer que el Estado legitimó, así como las distintas funciones que estas desempeñaron y el camino que algunas de ellas debieron recorrer para librarse de las ataduras impuestas a su género. El título de “Invitadas”, como subraya el curador de la muestra, no se corresponde con la opinión del museo, sino que busca revelar el asfixiante rol al que se relegaba a las mujeres en el sistema del arte español.

Es labor de las instituciones y los museos llevar a cabo la actualización de discursos de perspectiva de género que permitan reformular contenidos y proponer diversas iniciativas . Sin embargo, falta mucho por hacer para que los museos en todo el mundo, se alejen de temas taquilleros y artistas posicionados, y empiecen a presentar narrativas que profundicen en el valor e importancia de las mujeres artistas.  

POR BERNARDO NOVAL
CEO MUST WANTED GROUP
@BERNIENOVAL
@MUSTWANTEDG 

avh


Compartir