Aumento del salario mínimo podría afectar a empresarias mexicanas

El aumento del salario mínimo remonta a México en ocho posiciones a nivel internacional en este ranking

Aumento del salario mínimo podría afectar a empresarias mexicanas
Yuri Franco.

Hace más de 40 años, Doña Blanca Sánchez  y su esposo abrieron un restaurante al sur de la Ciudad de México. Tiempo después quedó viuda con cuatro hijas, ellas son hasta el día de hoy su gran motivación. Construyó un negocio que le permitió tomar las riendas de su vida y darles a sus hijas lo necesario  para vivir cómodamente.   

Cifras del INEGI, estiman que las empresarias mexicanas emplean a 2 millones 904 mil 432 personas; es decir, 10.7 por ciento de la población ocupada en el país. Muchos negocios se han adaptado para acatar las medidas sanitarias impuestas por el Gobierno de México. Hoy, además de sobrevivir a la crisis sanitaria, tendrán que sobrellevar el aumento del salario mínimo.

Este aumento remonta a México ocho posiciones a nivel internacional en cuanto al salario mínimo, colocándose en el lugar 76 de 135 países. Por un lado, es una gran noticia  para los trabajadores,  por otro es un reto para miles de mujeres empresarias.

La Coparmex lo dijo así: “Con la determinación impuesta, se arroja a millones de microempresarios toda la carga del incremento, lo que combinado con la aceleración de los contagios por la pandemia COVID-19 y el consecuente cierre de operaciones de más empresas, es inminente la quiebra de miles de negocios y la pérdida de todavía más fuentes de trabajo”.

En concreto: con menos ingresos, se deben cubrir más gastos. Por decreto nadie aparece dinero en su cuenta, sin embargo, hay cosas que sí se pueden hacer, como el negocio de Doña Blanca que ha subsistido gracias a la digitalización de su servicio y a que habilitaron la entrega a domicilio. Hoy atienden a clientes en zonas que antes no abarcaban.

Doña Blanca es una de las miles de empresarias mexicanas sostenida por la fidelidad de sus clientes, ha tenido cuatro décadas para tejer una red de clientes muy fuerte. Y aunque no todos los negocios corren con la misma suerte, hoy una vez más, la sociedad civil se ha organizado para promover el consumo local y ayudarles a que sobrevivan. La crisis ha generado acciones de unidad y empatía.

Muchas empresarias mexicanas han tomado la tecnología como un aliado e implementado productos o servicios que antes no ofrecían. En general han hecho cambios que reflejan una mejora en los bienes o servicios que ofrecen. Cuando la crisis pase, se darán cuenta de que no sólo sobrevivieron, sino que crecieron y serán más fuertes.  Adaptarse al cambio rápidamente, será la característica principal  de los sobrevivientes.

Winston Churchill dijo: “La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor”. Doña Blanca, representa a cualquier mexicana, puedes ser  tú o alguna mujer de tu familia. Ella tenía muy claro su objetivo: independencia económica  y sí que lo logró. Tomó los vientos en contra a su favor.

Por: Yuri Franco

Twitter: @YuriFrancodeRdz

Mail yuri.financial.coach@gmail.com


Compartir