Una mirada a la nueva relación con EU

Para nuestro país es sumamente relevante lo que pase en Estados Unidos y el cambió de presidente muestra la oportunidad de construir mejores lazos diplomáticos y políticos

Una mirada a la nueva relación con EU
Juan Carlos Romero Hicks/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

La sucesión de la presidencia norteamericana ha sido una de las muestras más fuertes en la actualidad de que la democracia bien desarrollada y las instituciones sólidas son capaces de imponerse a la demagogia e incluso a las amenazas directas a la institucionalidad. Con la llegada del presidente Joe Biden y de la vicepresidenta Kamala Harris, además de romper paradigmas y de superar el discurso de odio, se abre la oportunidad de construir una mejor relación entre México y Estados Unidos.

Dentro de las primeras acciones y señales que dio el presidente Joe Biden se distinguen claras intenciones de construir una mejor relación bilateral; desde la estatua en su despacho de César Chávez (campesino y activista de origen mexicano que lucho por los derechos humanos y civiles de los trabajadores migrantes) hasta los decretos que detienen la construcción del muro y buscan dar ciudadanía a los “dreamers”, es claro que sí existe la oportunidad de construir una nueva relación lejos de exabruptos y discursos de odio. 

Para nuestro país es sumamente relevante lo que pase en Estados Unidos y el cambió de presidente muestra la oportunidad de construir mejores lazos diplomáticos y políticos. En términos económicos el mercado de América del Norte es el mercado más importante del mundo; también la frontera más transitada del mundo es la que une a Baja California con California. 8 de cada 10 productos que exportamos los mexicanos son consumidos en Estados Unidos y más de la mitad de la Inversión Extranjera Directa que hay en México es de capital norteamericano. En términos humanos, según el último censo, hay más de 30 millones de personas que en Estados Unidos se identifican como mexicanos o de origen mexicano.

El verdadero reto por venir es consolidar una comunidad de América del Norte como lo desarrolló y expresó en sus obras Robert Pastor y como lo ha desarrollado Acción Nacional; apuntalando una mundialización por encima de una globalización donde sólo caben términos económicos. Hoy nos unen fuertes vínculos de vecindad y comerciales, pero nuestra interdependencia va mucho más allá. En palabras de Robert Pastor: “La idea de una integración de América del Norte es de un espíritu de comunidad basado en la interdependencia […] por lo que se debe generar apoyo para las instituciones y políticas que serán necesarias para estimular la economía colectiva, lidiar con los problemas transnacionales de forma efectiva y proveer mayor seguridad […] el reto de la utopía es hacerla realidad”.  

POR JUAN CARLOS ROMERO HICKS
COORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PAN
@JCROMEROHICKS


Compartir