Un mexicano muere por COVID-19 cada 20 segundos

El sábado 16 de enero el gobierno reportó un aumento diario de 1,219 fallecidos. Esta cifra oficial se queda lejos de la realidad porque muchos decesos no están siendo registrados

Un mexicano muere por COVID-19 cada 20 segundos
Fausto Barajas/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Ante la ausencia de una estrategia responsable por parte del gobierno federal para contener o al menos mitigar la pandemia, un mexicano muere cada 20 segundos a consecuencia del COVID-19

El sábado 16 de enero el gobierno reportó un aumento diario de 1,219 fallecidos. Esta cifra oficial se queda lejos de la realidad porque muchos decesos no están siendo registrados debido a la decisión consciente del gobierno de no realizar pruebas masivas, precisamente para ocultar el tamaño del desastre.

En el caso de la Ciudad de México, la cifra oficial de fallecidos fue de alrededor de 1,000 acumulados en la semana epidemiológica 52. Pero las actas de defunción en el mismo periodo reportaron 3,500 fallecidos excedentes. Esto significa que, para llegar a la cifra real de muertes, se tiene que multiplicar el número oficial por 3.5.

Utilizando ese factor y el dato de fallecidos reportados el 16 de enero, se puede estimar que en México se ha llegado a un nivel de 4,267 muertes por día: una cada 20 segundos.

Tanto AMLO como el subsecretario López-Gatell subestimaron la pandemia desde el principio y nunca cambiaron de actitud. El primero se decía protegido por amuletos y estampas religiosas y afirmó que no robar era la forma de prevenir la enfermedad. El segundo, pretendido experto, se pronunció en contra de construir hospitales especiales para ampliar la capacidad del gobierno, en contra de hacer pruebas masivas para detectar al virus y en contra de los cubrebocas. Como consecuencia de esta combinación de ignorancia y soberbia, el coronavirus está absolutamente fuera de control. Los llamados de la Organización Mundial de Salud para que el gobierno se tome la pandemia en serio no han servido de nada.

En 2019, el gobierno presupuestó un gasto en salud de 656 mil millones de pesos para el 2020. Para 2021, ya con la pandemia declarada, el presupuesto fue 664 mil millones: un aumento de solo 1.3 por ciento para enfrentar la peor crisis sanitaria de la historia. Los ocho mil millones adicionales que el gobierno destinó para la salud palidecen con los 103 mil millones que AMLO destinó a la refinería Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía. De ese tamaño es la negligencia criminal del gobierno.

Hoy en México, los hospitales están saturados porque el gobierno no se preparó en 2020 ni en 2021 para enfrentar la crisis por coronavirus. Se sabía que habría una segunda oleada de contagios y muertes. Nada nuevo se hizo en 10 meses. En contrasentido, el dinero para los estadios de béisbol no ha faltado. En 2020 el gobierno pagó mil millones por la compra de dos estadios y 89 millones más por la remodelación del estadio del equipo que preside Pío, el hermano del presidente.

Se ha iniciado la vacunación contra el coronavirus, pero el presidente decidió no auxiliarse del sector privado para hacer una vacunación más rápida como lo están haciendo en otros países. La politización de su aplicación la ralentizará y se le ha dado prioridad a su estructura política electoral de “servidores de la nación” sobre los médicos privados que están en la primera línea de pelea contra el virus.

El gobierno mexicano tiene recursos para enfrentar la pandemia, pero el presidente ha decidido abandonar al pueblo al que tanto dice querer. Mientras tanto, las familias lloran a sus muertos, sin entender que muchos de esos mexicanos que ya no están podrían seguir vivos si un gobierno responsable hubiera estado con ellos.

POR FAUSTO BARAJAS
ESPECIALISTA EN INFRAESTRUCTURA
@FAUSTOBARAJAS

Si necesitas asesoría en cuanto a pruebas para la detección de COVID-19, envía un WhatsApp a JLN Labs (55 3026 0609) y agenda tu cita para que te visiten a domicilio y te hagan la prueba.


Compartir