Ackerman, Bartlett y el predial

El Presupuesto de Egresos de la Federación de 2021 considera 778 mil millones de pesos de aportaciones federales para Entidades Federativas y Municipios

Ackerman, Bartlett y el predial
Fausto Barajas/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Las finanzas públicas de los gobiernos locales tienen que replantearse urgentemente. Es fundamental que estados y municipios capten más ingresos propios a través de impuestos locales. De lo contrario, su capacidad para implementar programas de gobierno perderá viabilidad.

El Presupuesto de Egresos de la Federación de 2021 considera 778 mil millones de pesos de aportaciones federales para Entidades Federativas y Municipios. Esto representa una reducción respecto a 2020 por 7 mil millones de pesos en términos reales.

En 2018, los gobiernos locales captaron 77 mil millones de pesos por concepto de pago de predial, que equivalen a 0.3 por ciento del PIB.

Esto está muy lejos del promedio de la OCDE que se ha ubicado en torno al 2.0 por ciento del PIB. Si los gobiernos locales captaran el impuesto predial promedio de los países de la OCDE, podrían obtener más de 470 mil millones de pesos, es decir, podrían captar el equivalente a seis de cada diez pesos que reciben actualmente del gobierno federal.

La Ciudad de México es la entidad que más capta por predial, con una recaudación equivalente a 0.57 por ciento de su PIB. Si el resto de los gobiernos locales alcanzara ese mismo nivel podrían tener ingresos conjuntos por 134 mil millones de pesos.

El potencial recaudatorio cambia de un municipio a otro, pero por tomar un ejemplo con potencial, en Valle de Bravo una casa con valor de 30 millones de pesos paga poco más 30 mil pesos de predial al año, esto quiere decir que paga mil pesos por cada millón del valor de la propiedad (una milésima parte o 0.1 por ciento).

El municipio de Valle de Bravo tiene un presupuesto anual de 571 millones de pesos, de los cuales cerca de 78 millones los recauda de predial a una tasa estimada de 0.1 por ciento del valor de los inmuebles.

Si el cobro de predial fuera a una tasa similar a España con el 0.52 por ciento, su recaudación por predial sería de 406 millones de pesos y el presupuesto pasaría de 571 millones a 899 millones.

Un incremento de 328 millones de pesos que podrían ser invertidos en infraestructura y servicios en beneficio de toda la población del municipio, cambiando radicalmente las condiciones del espacio público. Si el ejercicio anterior se replicara con la tasa de Reino Unido de 1.93 por ciento, el presupuesto de Valle de Bravo se iría a cerca de dos mil millones de pesos anuales.

Así, el impuesto predial tiene aspectos positivos para los gobiernos locales:

  • Es una fuente constante de ingresos que tiene pocas fluctuaciones en el tiempo.
  • Es un impuesto progresivo que lo pagan solo los que tienen inmuebles y pagan más a medida que el valor del inmueble es mayor.
  • La actualización y transparencia de los catastros y una tasa adecuada del predial pueden generar un mejor escenario para las finanzas locales, mejorarla certidumbre de la tenencia de la tierra e incluso incidir en la reducción de la corrupción.
  • Los gobiernos locales dejarían de depender de las transferencias federales y estarían menos sometidos al poder central.

Claro, los gobiernos locales no han aumentado la captación de predial por falta de actualización de su catastro, por carencia de capacidades administrativas y por obstáculos políticos.

Los más afectados por una medida así serían los integrantes del grupo morenista de los Bartlett y los Ackerman-Sandoval, porque tendrían que pagar mucho más por sus decenas de casas. Una razón más para cobrar más y mejor predial.

POR FAUSTO BARAJAS
ESPECIALISTA EN INFRAESTRUCTURA
@FAUSTOBARAJAS


Compartir