Entre los retos de la consolidación de la paz

En su momento, acompañados de sociedad, parlamentarios y otros actores gubernamentales de los países de América del Norte

Entre los retos de la consolidación de la paz
Guadalupe Gonzalez / Nuevos Entornos/ Opinión El Heraldo de México

La consolidación de la paz en la región mesoamericana enfrenta uno de sus momentos más arduos. Las condiciones que la nutren se presentan difíciles en las condiciones actuales, especialmente ante la desaceleración económica regional y la pandemia.

La agenda regional de paz continúa en proceso de construcción, mientras el asunto se encuentra todavía en la agenda de Naciones Unidas en varias formas, como en el caso de Colombia y Haití. Sin embargo, el desmantelamiento de las institucionalidades y logros alcanzados constituye un riesgo real.

Un centenar de personalidades y académicos han llamado la atención al respecto en el caso de El Salvador en documento firmado por participantes directos del largo proceso de negociaciones y ejecución posterior de los acuerdos de paz al que se sumaron historiadores y académicos norteamericanos, latinoamericanos, caribeños y europeos.

A días de la conmemoración del fin de la guerra en el país después de más de una década, emiten una alerta sobre la importancia de no dejar de lado la valoración de los acuerdos, resignificando su nueva dimensión el 10 de enero de este año.

Incluye los nombres de exfuncionarios gubernamentales y actores sociales provenientes de un amplio espectro social, político y diplomático. Entre ellos, Arturo Valenzuela, exsubsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental estadounidense, o Anders Kompass y Gino Costa quienes fueron parte del apoyo de la ONU al proceso. 

 

Se refiere al riesgo de retroceder respecto a lo alcanzado en un proceso que inició al fin de los años setenta cuando un grupo de ciudadanos decidió salir de su país a establecer comunicación con el exterior que iría fructificando en varios momentos a través del diálogo político y negociaciones entre las partes del conflicto.

En su momento, acompañados de sociedad, parlamentarios y otros actores gubernamentales de los países de América del Norte, como fue el caso de Canadá, Estados Unidos y México. O de otras regiones, las partes recibieron el apoyo internacional para las conversaciones y la paz. Bilateral o de iniciativas regionales como el Acuerdo de Esquipulas y la del Grupo Contadora.

El respaldo del voto de aquellos países que en el Consejo de Seguridad de la ONU y en la Asamblea General de Naciones Unida fue clave para la consolidación de los acuerdos firmados entre las partes en conflicto en Chapultepec, México el 16 de enero de 1992.

En el contexto del 75 Aniversario del inicio de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de la actual agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, así como de la invitación del Secretario General a un Alto al Fuego global, la preocupación por la paz en la región mesoamericana sigue ocupando un lugar importante en la agenda global.

El recordatorio de los acuerdos fundamentales para la paz en El Salvador recuerda lo necesario e importante de mantener abiertas las puertas y mesas de conversación sobre esa cuestión tan fundamental. 

POR GUADALUPE GONZÁLEZ
*CATEDRÁTICA UNIVERSITARIA


Compartir