En Guerrero no habrá guerra en las elecciones de 2021; Morena lo tiene ganado

Las elecciones del 2021 en el estado de Guerrero parecen ganadas por Morena, pero ¿quiénes serán los candidatos que busquen la gubernatura? Estas son las apuestas

En Guerrero no habrá guerra en las elecciones de 2021; Morena lo tiene ganado
Dominio Público - Carlos Allende.

Guerrero es uno de los estados -como Michoacán- donde las elecciones del 2021 serán un trámite para formalizar la victoria de Morena. No lo digo por querer vestirme de clarividente, estoy muy lejos de serlo, pero los datos ahí están. En las elecciones federales de 2018, el partido de AMLO ganó todo en el estado, todo. Ganó todos los distritos electorales en votos a la presidencia, a diputados federales y senadores. Es tal el apoyo, que en la última encuesta que vi, Morena tiene una ventaja de 35 puntos porcentuales; es la preferencia hacia el partido, no hacia a un candidato. Siendo honestos, Morena tiene perfiles muy fuertes para mantener e incluso ampliar ese margen.

Para las elecciones del próximo año, el partido de López Obrador iría junto con el PVEM y el PT. Siete morenistas han levantado la mano para ser candidatos aunque sólo tres tienen posibilidades reales y, si me apuran, yo diría que dos: el senador Félix Salgado Macedonio y el ex delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros. Revisemos ambos perfiles porque de aquí saldrá el próximo gobernador de Guerrero.

Félix Salgado Macedonio fue electo senador en 2018 junto con Nestora Salgado. Este caballero es un viejo lobo de mar, con decirles que fue parte de la “Corriente Democrática” del PRI, que terminó en el famoso Frente Democrático Nacional allá por 1987. Estuvo con el ingeniero Cárdenas, don Porfirio Muñoz Ledo y el hoy presidente desde esos años. Esta sería su tercera postulación para gobernar Guerrero: fue candidato del PRD en 1993 y 1999, en esta última mantuvo protestas y plantones reclamando fraude en su contra.

Ha sido diputado federal en dos ocasiones y senador otras dos. Su etapa más reciente en el senado lo ha colocado en los reflectores nacionales con varias propuestas francamente preocupantes. A los pocos meses de haber rendido protesta, amagó con desaparecer los poderes en algunos estados. Luego flotó la idea de disolver la Suprema Corte de Justicia de la Nación y remató su currículum legislativo con dos más: el año pasado propuso eliminar el horario de verano y las AFORES. Con eso te digo todo lo que necesitas saber.

Del otro lado de la moneda está Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros. Si te suenan los apellidos es porque él es hermano de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros. En 2018 fue electo diputado, pero en diciembre del mismo año fue nombrado delegado de los programas sociales en Guerrero, lo que de inmediato lo puso en una posición inmejorable para estar en contacto constante con los guerrerenses y subir su perfil público a través de los programas impulsados por el Gobierno Federal.

En el sector público también ya tiene carrera. En 2003 fue parte de los asesores del entonces jefe de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. En 2014 fue elegido promotor de la soberanía nacional (lo que sea que eso signifique) de Morena en Guerrero y al año siguiente fue candidato a gobernador por el mismo partido.

Entre ellos podría colarse Beatriz Mojica, que desde hace dos meses forma parte del PT. Ella también tiene su lista de logros en el sector público: fue diputada federal en 2003, después pasó a ser Coordinadora de Fortalecimiento Municipal del estado y Secretaria de Desarrollo Social de 2012 a 2015.

Como lo mandan sus estatutos, Morena elegirá a su candidato por una encuesta organizada por ellos mismos. Veremos si el polémico senador o el hermano de una secretaria de Estado terminan gobernando uno de los estados más pobres, violentos y hermosos del país. No recuerdo otro momento donde un/a secretario/a de Estado y un gobernador fueran hermanos ¿juntos haremos historia?

Para llevar

A pesar de que ya tengamos un acuerdo con Pfizer para comprarles su vacuna contra el covid-19, el Ejército y la Marina tienen que armar un plan logístico tremendo. Esta vacuna tiene que mantenerse a -80ºC y sólo equipos especializados y muy poderosos pueden alcanzar esas temperaturas. El reto está en mantener una cadena de frío porque si la vacuna se “calienta” a más de -70ºC, pierde sus propiedades y sería como si te inyectaran agua. Si la logística falla, “no se dan cuenta” y empiezan a inyectarla, podría tener fuertes y severas consecuencias. Habría gente que creería tener la vacuna puesta cuando en realidad no. Recemos para que se haga un buen trabajo en la cadena de frío, necesitamos una buena noticia.


Compartir