¿Podemos ser invencibles? Sí. ¡Depende de nuestro glow!

La mayoría de mis pasos los di con los pies bien plantados en la tierra, no nada más por certeza

¿Podemos ser invencibles? Sí. ¡Depende de nuestro glow!
Lina Holtzman / La Moda y su Gente / Opinión El Heraldo de México

Hace 16 años, cuando lancé la revista Glow!, decían que una publicación que fomentara la belleza interior no iba a funcionar. Y no creas que solamente se comentaba a mis espaldas, también frente a mí había quienes me “proponían” seguir los esquemas que yo misma había trabajado. Te confieso: no dudé. Porque no significaba creer en mí misma, sino en mis orígenes, porque esta filosofía de vida fue con la que mis padres cimentaron mi propia existencia.

Hace poco hablaba en uno mis IGTV´s de la diferencia entre pelear con alguien y defenderse a uno mismo. ¡Son cosas distintas! La primera exige que el otro sea como nosotros queremos. La segunda invita a reconocer que merecemos respeto por ser como
somos.

El año que estamos por terminar, literal y metafóricamente, nos obligó a vestirnos distinto. Yo, por ejemplo, fui testigo de mis desfiles favoritos, sentada en front row, pero en pijama.

La mayoría de mis pasos los di con los pies bien plantados en la tierra, no nada más por certeza, sino porque la mayoría de ellos los di descalza.

Mi misión en la vida no es simplemente sobrevivir, sino prosperar; y hacerlo con algo de pasión, algo de compasión, algo de humor y algo de estilo”, escribió alguna vez Maya Angelou. Su misión es la mía. Intuyo que la tuya también.

Hace 16 años, cuando lancé la revista Glow!, decía que una publicación que fomentara la belleza interior era necesaria. Sigo creyendo en lo mismo, con la ventaja de que muchos ya han comprobado que, sin ella, no hay nada. ¡Nada!

Constantemente digo que el glamour se quita y se pone. ¡Y qué maravilla gozar de él, don’t get me wrong!

Pero el glow… ¡ah, el glow! Ese es el brillo que se desprende de haber encendido nuestra chispita interior. Tal cual me lo enseñó mi papá desde que era una niña, y quien hoy estaría cumpliendo 82 años. ¡Lo que daría por que estuviera hoy conmigo! No te lo digo triste, sino agradecida por haberlo tenido. Y sobre todo en estos días, en los que defendernos y defender al otro es exactamente lo mismo; te/nos deseo que nuestro glow sea la luz que haga de nuestra misión una mejor realidad para todos.

La moda y su gente somos tú y yo. Y nadie mejor que nosotros para invitar a los demás a vestirse de gratitud de respeto. Ese estilo, creéme ¡es invencible! ¡Y para siempre! Hace muchos años le escuché decir a Marc Jacobs, tras haber presentado (2006) una de sus colección para Louis Vuitton, que “la ropa no significa nada hasta que alguien vive en ella”.

Y pregunto: ¿Quién vive dentro de ese vestido que amamos? ¿O esa pijama que tanto usamos? ¿Y cómo? La respuesta la construimos a diario. Para mí, es un privilegio compartirla contigo.

LINA HOLTZMAN
@linaglow


Compartir