La jugada maestra

Comprar medicamentos al mundo, a través de la ONU, una de las mejores acciones de este gobierno

La jugada maestra
Alfredo González / A fuego lento / Opinión El Heraldo de México

Se cumplieron dos años de que Andrés López Obrador asumió la Presidencia y uno de sus talones de Aquiles ha sido, sin duda, el tema de la salud, provocado ahora por el Covid-19, pero también por el deterioro acumulado durante décadas.

La atención hospitalaria y el desabasto de medicamentos traen de cabeza a la 4T, razón por la que fue una jugada maestra el hecho de que el gobierno haya suscrito un acuerdo con la ONU para convertirla en intermediaria en la compra de medicamentos y vacunas.

Se trata de una acción sin precedentes, porque rompe con todos los usos y costumbres de gobiernos del pasado que se prestaron a la corrupción y negocios multimillonarios con esa práctica.

También porque ninguna autoridad mexicana (Auditoría Superior de la Federación o Secretaría de la Función Pública) tiene facultades para fiscalizar o exigir rendición de cuentas a un organismo internacional, como Naciones Unidas. No es “sujeto obligado”.

Por si fuera poco, la 4T logra reestructurar el mercado de medicamentos en el país, mediante un golpe de confianza, y aleja la posibilidad de que algún intermediario pueda sobornar a funcionarios de la ONU para favorecer a determinado laboratorio.

La administración de AMLO pagó la novatada en el rubro de la salud con el desabasto de medicamentos, pero el pasado 29 de julio dio el primer paso para lograr una alianza internacional, cuando el Congreso de la Unión aprobó reformas a la Ley de Adquisiciones.

De esa manera superó el escollo legal y suscribió el primer convenio con la UNOPS, el organismo de la ONU encargado de atender temas de salud.

El canciller Marcelo Ebrard, artífice de la operación, informó que se trataba de la primera licitación por encargo de este tamaño en la historia de México.

No sólo eso, es muy probable que se trate de la licitación más grande en la que participa la ONU con un país, porque podrá operar tres mil 643 claves, con un valor en el mercado que rondan los 6 mil 800 millones de dólares.

Todas las medicinas del sector salud público se comprarán en el mundo, donde se consigan las de mejor precio y calidad”, dijo el presidente. Y quitarán el control del mercado a 10 empresas que acaparaban todo.

La primera fase de adquisiciones se puso en marcha con la emergencia sanitaria y, la segunda, vendrá del 2022 al 2024.

Gran noticia si de romper la cadena de corrupción se trata; mala, muy mala, para distribuidores y laboratorios que obtuvieron grandes ganancias mediante la tranza y el soborno.

Sin embargo, surge un gran desafío para México en materia de transparencia y rendición de cuentas, porque ya quedó demostrado que ni el organismo más noble y vigilado está vacunado contra malas prácticas.

Basta recordar el escándalo en el que estuvo involucrado Kojo Annan, hijo del ex secretario general, Kofi Annan, con el programa Petróleo por Alimentos, mediante el cual obtuvo beneficios económicos de manera ilícita.

Esto quiere decir que ni las mejores familias se libran de la otra pandemia que es la corrupción.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “La más hermosa de las jugadas del Diablo es persuadirte de que no existe.”

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX 
@ALFREDOLEZ


Compartir