Pandemia de feminicidios

Por convencionalidad, por mandato constitucional y en apego a leyes de observancia general, las autoridades deben velar por la erradicación de todo tipo de discriminación y violencia contra las mujeres y niñas

Pandemia de feminicidios
David Monreal / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Para la directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, el feminicidio es una pandemia que no conoce fronteras y que afecta a mujeres y niñas de todas las edades, de todos los estratos económicos y de todas las culturas, sin importar si se encuentran en zonas de conflicto, en territorios urbanos, en sus hogares o incluso al interior de instituciones públicas, como campus universitarios. Esto nos obliga a todas y todos a actuar como agentes preventivos. El hecho de que la violencia contra mujeres y niñas en México no presente una disminución significativa es un claro indicador de la necesidad de los tres poderes de la unión y de los tres niveles de gobierno de redoblar esfuerzos para cumplir con sus obligaciones y preservar la legitimidad del mismo Estado

Por convencionalidad, por mandato constitucional y en apego a leyes de observancia general, las autoridades deben velar por la erradicación de todo tipo de discriminación y violencia contra las mujeres y niñas, quienes a diario son víctimas de diversos delitos en su ámbito familiar, comunitario, educativo y laboral, ante la ausencia de autoridades responsables y con ínfimas posibilidades de hallar justicia y reparación. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2019, 63.2% de las razones de las víctimas para no denunciar delitos son atribuibles a la autoridad, siendo las dos principales el considerarlo una pérdida de tiempo (31.7%), y la desconfianza hacia las mismas (17.4%). 

De enero a septiembre de 2019, se registraron un total de 726 feminicidios y 2 mil 107 homicidios dolosos de mujeres, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, es decir, se cometieron en promedio 10.5 asesinatos de mujeres cada día. Para junio de este año, los casos de feminicidios aumentaron un 7.7%, mientras los homicidios dolosos contra mujeres se redujeron únicamente un 3.4%, lo que genera indignación entre familiares de víctimas y en la población en general; esto sin mencionar que existen datos de organizaciones no gubernamentales que acusan un grado de impunidad del 97% en estos casos. 

El caso del feminicidio contra menores de edad es todavía más sensible para todas y todos, pues se trata de niñas que son asesinadas usualmente por quienes tiene un deber de cuidado, como lo son sus propios familiares, miembros de su comunidad o de grupos criminales que operan en colusión con autoridades policiacas y otros servidores públicos. El clima de violencia es tal, que se han activado alertas de violencia de género en 13 entidades federativas y en 9 más se encuentra en trámite.

El informe de evaluación de este mecanismo, en 2018, visibilizó el hecho de que incluso en las entidades donde la alerta está activa, las y los servidores públicos a nivel estatal y municipal en la inmensa mayoría de los casos no están capacitados en perspectiva de género, por lo que es casi impensable obtener resultados favorables que nos encaminen a la justicia. Es por ello que resulta crucial que se capacite a policías y miembros del poder judicial, en especial a quienes tienen contacto con familiares y víctimas de violencia de género, para evitar su revictimización y aspirar a un ejercicio burocrático más humano y sensible al dolor de quienes injustamente sufren las consecuencias del machismo y la misoginia en nuestro país, promoviendo una cultura de respeto a todas y todos los integrantes de las comunidades. Estas medidas de parte de las autoridades competentes actuarán como una vacuna contra esta epidemia de feminicidios, nos acercarán a garantizar una vida libre de violencia para las mujeres y niñas, lo que nos permitirá empezar a sanar nuestro tejido social. 

 

POR DAVID MONREAL ÁVILA
COLABORADOR
@DAVIDMONREALA

 


Compartir