ASESINOS DE FERNANDO MARTÍ

Sentencian a más de 240 años de prisión a integrantes de los "Petriciolet", los asesinos del niño Fernando Martí

El vocero de la fiscalía Ulises Lara informó que Noé "N" e Israel "N" fueron declarados culpables por los delitos de privación ilegal de la libertad y secuestro

NACIONAL

·
Cabe señalar que dicha organización delictiva fue señalada como la responsable del secuestro y homicidio en 2008 de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro MartíCréditos: Especial

La tarde de este miércoles 22 de marzo el vocero de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX), Ulises Lara, informó sobre la sentencia que recibieron dos miembros del grupo criminal conocido como "La Banda de la Flor" o "Los Petriciolet". A través de un video publicado en sus canales oficiales, el funcionario detalló que Noé "N" e Israel "N"  fueron declarados culpables por los delitos de privación ilegal de la libertad y secuestro, ambos agravados. El primero recibió una condena de 131 años, 5 meses y 15 días, mientras que el segundo una de 113 años con 4 meses. Cabe señalar que dicha organización delictiva fue señalada como la responsable del secuestro y homicidio en 2008 de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí. 

En el caso de Noé “N”, fue sentenciado por la comisión de los delitos de privación ilegal de la libertad agravada, en perjuicio de un hombre, así como secuestro agravado, en detrimento de otro hombre y una mujer. Por otro lado, Israel “N”, se le condenó por la comisión del delito de secuestro agravado, también en perjuicio de un hombre y una mujer.

De acuerdo a los antecedentes con los que cuenta la Fiscalía, en agosto de 2002, la víctima del primer secuestro arribó a bordo de su vehículo a un centro comercial ubicado en la avenida Aztecas, en la alcaldía Coyoacán, pues había acordado verse con un conocido, actualmente preso por el delito de secuestro en agravio de otra persona.

Al llegar cerca del estacionamiento del sitio señalado y entrevistarse con la persona referida, arribó otro hombre armado, de identidad desconocida, quien les ordenó que ambos ingresaran al vehículo del agraviado. Casi simultáneamente, arribó Noé “N”, quien se colocó en la parte trasera de la unidad vehicular, portando un arma de fuego, y el individuo de identidad desconocida como copiloto, para enseguida dirigirse a una casa de seguridad que se encontraba a las afueras de la ciudad.

 

De acuerdo con los elementos de prueba recabados y presentados por elementos del Ministerio Público, en ese lugar dijeron a la víctima que para su rescate solicitarían una gran cantidad de dinero, pero al negociar con la familia en un primer momento, únicamente se entregó una cantidad parcial. 

Al haber transcurrido tres días de su privación de la libertad, el agraviado solicitó lo dejaran ir, ya que sería la única manera para pagar el rescate completo, por lo que los individuos lo amenazaron que si no regresaba privarían de la vida a su amigo, por lo que posteriormente se entregó una suma mayor y el otro supuesto agraviado, quien simuló ser víctima, fue liberado días después.

Por otro lado, en el segundo caso, ocurrido en agosto de 2008, una mujer y un hombre se encontraban a bordo de un vehículo, en el centro de Tlalpan, cuando se acercó el sentenciado Israel “N”, portando un arma de fuego, con la que amagó al agraviado obligándolo a que se colocara en la parte trasera, al igual que su acompañante.

Periodismo de la más alta calidad: síguenos en el nuevo Google News Showcase 

Días después, luego de entregarse una cantidad menor a la solicitada, la segunda víctima fue liberada
Foto: Cuartoscuro

Mientras el citado procesado se colocó al volante, otro de los participantes de identidad desconocida, se colocó en el asiento del copiloto y un tercer sujeto se sentó al lado de la agraviada.

De acuerdo a los elementos de prueba con que se cuenta, comenzaron la marcha del vehículo, siendo seguidos por otra unidad y en el trayecto a la casa de seguridad, ambas víctimas fueron agredidas físicamente y despojadas de sus pertenencias. Al llegar a la primera casa de seguridad, un edificio de color amarillo, subieron a un cuarto nivel, donde los esperaban otros individuos, entre ellos Noé “N”.

La indagatoria señala que posteriormente los agraviados fueron llevados a un segundo domicilio, pero al no poder negociar con la familia, les señalaron que solamente uno de los dos se podría ir, siendo el agraviado puesto en libertad, ya que era quien podría conseguirles el dinero que pedían por sus rescates.

Días después, luego de entregarse una cantidad menor a la solicitada, la segunda víctima fue liberada. Es de señalar que adicional a las condenas referidas, a ambos se les ordenó el pago de multas y también se les obligó al pago de la reparación del daño a las víctimas.

El caso Fernando Martí 

En 2008 la organización criminal conocida como "Los Petriciolet", que operaba al sur de la Ciudad de México, se llevaron las planas de los periódicos al secuestrar a Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí. La familia de la víctima pagó un rescate de 6 millones de pesos. Sin embargo, luego de 53 días, el cadáver del menor fue hallado dentro de la cajuela de un auto Corsa Plata, el cual se encontraba abandonado en la colonia Villa Panamericana, de la Alcaldía Coyoacán.

Luego de años del caso que tuvo en conmoción a una de las familias más ricas del país, fue hasta septiembre de 2021 que integrantes de la banda comenzaron a recibir sentencia. El condenado fue identificado como Jesús Valdez Orozco ,“Francisco”, “Frank”, “Ojos de Perro” y/o “Pablito Ruiz”, quien recibió 542 años de prisión. 

*Con información de la FGJCDMX

SEGUIR LEYENDO

El fin de "El Chueco": de asesinar a dos sacerdotes jesuitas a aparecer muerto entre los matorrales

FUERTE VIDEO: quiso asaltar a una embarazada y los vecinos casi lo linchan en Valle de Chalco

Máxima tensión: bombarderos nucleares de EU ya vuelan en Europa como advertencia para Putin