Luis Miguel: Ésta era la actividad favorita de "El Sol de México" en Acapulco

No solamente el cantante ha acudido a este punto

Luis Miguel: Ésta era la actividad favorita de "El Sol de México" en Acapulco
DESTINO ÚNICO. El cantante solía visitar este lugar con frecuencia, asegura uno de los trabajadores

Acapulco, el destino mexicano favorito de Luis Miguel nuevamente vuelve a ser el centro de atención y cada rincón visitado por el artista presume con orgullo que alguna vez fue visitado por el intérprete de “Suave”. 

Tal es el caso del avistamiento de aves en Barra Vieja, al sur de Acapulco, donde aves migratorias gozan los manglares blancos y rojos que habitan la región. 

Según el lanchero Felipe Salas, el quién lleva 25 años trabajando en el turismo de avistamiento de aves, asegura que “Mickey” venía al destino al mensos dos veces por semana durante 2009. 

Salas añade que el cantante venía con sus amigos más cercanos a ver el destino verde cuando las aves se mostraban en parvadas de gran tamaño, es decir, durante los meses de febrero, marzo y abril. 

El trabajador de 53 años también añadió que estrellas como Sergio Sendel, Laura León, Lorena Herrera y Fey, han disfrutado de paseos a lo largo de la Laguna para apreciar la belleza natural acapulqueña. 

Más sobre el avistamiento de aves 

Si bien no es una actividad que se haya popularizado durante el apogeo de Acapulco, hoy el destino se muestra más abierto a dar a conocer destinos ecoturisticos. 

En el pueblo de Tres Palos, se encuentra la Laguna del mismo nombre del poblado, se trata del cuerpo de agua más grande Acapulco que alberga manglares rojos, blancos, botoncillo y salado, donde aves como cigüeñas, garzas, patos, pato buzo, flamencos, entre otros, habitan la región. 

Gracias a que el estado se encuentra en semáforo verde, la atracción ya vuelve a dar servicio.  El costo de la atracción va desde los 250 pesos por persona y cada lancha tiene un cupo máximo de 12 pasajeros. 

A lo largo de un recorrido de hora y cuarenta minutos, podrás ser testigo de un escenario natural imponente, llegando a puntos virgenes en donde se encuentra barro puro que sirve para fines cosméticos y que los turistas aprovechan para hacerse mascarilla de barro durante su trayecto. 

Además del avistamiento, también es posible nadar y pescar, o en la noche hacer un paseo en bote en pareja para disfrutarse a la luz de la Luna y el costo va desde los 350 pesos por persona.

Por: Alby García


Compartir