MÚSICA para hacer ejercicio: Así influye en tu cuerpo el ENTRENAMIENTO con tus CANCIONES favoritas

Más allá de escuchar una buena playlist , los sonidos puede que nos ayuden a mejorar nuestro entrenamiento, lo cual puede potenciar cada serie sin darnos cuenta

MÚSICA para hacer ejercicio: Así influye en tu cuerpo el ENTRENAMIENTO con tus CANCIONES favoritas
Incluso puede que sin querer te hayas dado cuenta de esto Foto: Pixabay

Cuando se trata de ir al gimnasio o realizar cierto tipo de entrenamiento, es muy común que la gente se ponga a escuchar música, pues más allá de aislarse del ruido externo, permite una mejor concentración durante el entrenamiento. 

Pero más allá de escuchar una buena playlist de la música de tu preferencia, los sonidos puede que nos ayuden a mejorar nuestro entrenamiento, lo cual puede potenciar cada serie sin darnos cuenta.

Incluso puede que sin querer te hayas dado cuenta de esto, pues en cierto momento de la canción que casualmente coincide con el inicio de tu serie, lograste levantar más peso o hacer más repeticiones gracias a la música. 

Lo anterior se debe a que existe una parte de nuestro cerebro que además de controlar o mandar señales sobre el movimiento que vas a realizar, esta sección recibe un mayor estímulo de la música que estás escuchando. 

Entrenar en sincronía con la música 

Más allá de la letra, el ritmo es lo que cuenta para que rindas más durante el entrenamiento, por ello, sin importar que artista te guste más, puedes mejorar tus repeticiones de acuerdo al sonido. 

Lo que debes hacer es lo siguiente: pon cierta música que te inspire y que realmente te haga “mover el cuerpo”, no importa el género, pero trata de buscar una que sea más rítmica. 

Ahora supongamos que inicias tu serie de pecho en press de banca, entonces deja que inicie el intro de la canción, tiempo que te permitirá ajustar tu postura y sujetar correctamente la barra, entonces, a la par de que el artista comience a cantar o se haya cambiado el ritmo del intro, inicias tu serie

Tu ejercicio puede ir a la par de esta estrofa, con lo cual podrás ejecutar sin problemas, al menos ocho a 10 repeticiones, para que cuando llegue el coro de la canción hayas terminado. 

Posteriormente toma esta parte como descanso o para un cambio de ejercicios, por ejemplo el peck deck, y en la siguiente estrofa comienza con la otra serie. 

La idea es que al término de la canción hayas completado al menos unas tres series, pues habrás utilizado las dos estrofas y el puente de una canción para cada serie, mientras que los coros te servirán como periodos de descanso. 

De esta forma puedes variar tus entrenamiento y potenciarlos más, pues es una forma diferente de dejar de contar el tiempo y sincronizar tu entrenamiento de manera indirecta con una canción. 

Por: Hanzel Forteza 


Compartir