¿Problemas de sueño? Estos 5 consejos te ayudarán a mejorar la calidad de tu descanso

Con el confinamiento y la crisis sanitaria a nivel mundial se han incrementado las condiciones de estrés y las largas jornadas laborales, por lo que descansar es cada vez más complicado

¿Problemas de sueño? Estos 5 consejos te ayudarán a mejorar la calidad de tu descanso
Existen algunos hábitos que pueden ayudarnos a mejorar nuestro descanso. Foto: Pixabay

Aunque es bien sabido que dormir las horas suficientes es parte importante de nuestro bienestar físico, mental y hasta emocional, los problemas de sueño son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad. Esta situación ha ido en aumento durante las últimas décadas, lo que resulta preocupante.

Sin embargo, no todo es tan terrible, pues hay muchos estudios al respecto y consejos que pueden ayudarnos a aprovechar mejor nuestras jornadas de descanso. Estos cambios se reflejarán en nuestro ánimo a lo largo del día y beneficiarán a nuestro organismo.

¿Cuánto tiempo debemos dormir?

Por ejemplo, la National Sleep Foundation estableció un intervalo de horas mínimas que debemos cumplir por día, dependiendo del rango de edad al que pertenezca cada persona y se compone de la siguiente manera:

  • Un bebé de cero a 3 meses debe dormir de 14 a 17 horas
  • De los 3 a los 5 años entre 10 y 13 horas
  • De 14 a 17 años entre 8 y 10 horas
  • Los adultos de 18 a 64 años entre 7 y 9 horas
  • A partir de los 65 años entre 7 y 8 horas
Foto: Pixabay

Con el confinamiento y la crisis sanitaria a nivel mundial se han incrementado las condiciones de estrés y las largas jornadas laborales, por lo que descansar es cada vez más complicado. Para lograr cumplir con estas horas de sueño, existen algunos hábitos que pueden ayudarnos a mejorar nuestro descanso.

Estas son algunas de las que puedes aplicar diariamente

Cuidar el entorno: Es importante que la habitación en la que dormimos esté correctamente ventilada, esté en silencio y no tenga ningún tipo de estimulación lumínica. Además, se aconseja no hacer uso de ningún dispositivo electrónico que emita luz antes de dormir.

Mejorar la alimentación: Hay que evitar el consumo de sustancias como la cafeína, el alcohol o la nicotina y realizar cenas ligeras dos horas antes de la hora de dormir.

Hacer ejercicio: El sedentarismo es una de las principales causas de insomnio, por eso es importante realizar alguna actividad física, aunque no antes de irse a dormir, pues esto podría reactivar el organismo.

Reducir el tiempo de siesta: Si se toma una siesta por la tarde se recomienda una duración de 20 o 30 minutos después de la comida. Aunque se deberá evitar si esto dificulta conciliar el sueño por la noche.

Meditaciones: Tener una actitud positiva frente a la vida e intentar ser optimistas reduce nuestros niveles de cortisol, la “hormona del estrés”. Una buena forma de lograrlo es dedicar cinco minutos de meditación al día para ayudarnos a centrarnos en el presente y relajarnos.

Foto: Pixabay

aar


Compartir