PERSONALIDAD

TEST: Dime cómo duermes y te diré cuál es tu personalidad

Los estudios sobre el sueño no solo contemplan las horas que descansamos, sino también la forma en la que lo hacemos; por ello, el lenguaje corporal es importante

ESTILO DE VIDA

·
Tu forma de dormir revela más sobre tu personalidad de lo que podrías imaginarte. Foto: Pixabay

Chris Idzikowski, director del Servicio de Asesoramiento y Evaluación del Sueño, es un experto en los trastornos del sueño, por lo que se ha desempeñado a estudiar este aspecto fundamental en la vida de las personas. Su trabajo como presidente del Foro de la Royal Society of Medicine sobre el sueño y sus trastornos, así como su participación en diferentes fundaciones, lo ha llevado a escribir tres libros sobre las cuestiones relacionadas con el sueño y los problemas que se desarrollan durante las horas de reposo.

Como parte de su trabajo, también ha encabezado diferentes investigaciones, entre las que se encuentra un análisis del lenguaje corporal de las personas al momento de dormir. Aunque muchas personas solemos cambiar de posición durante nuestras horas de sueño, suele haber una predominante o en la que sentimos mayor comodidad. Aunque parezca un tanto sorprendente, nuestra forma de dormir revela mucho más de lo que podríamos imaginar. 

En lenguaje corporal al momento de dormir también fue analizado. Foto: Pixabay

Posición fetal

Esta posición se compara con la misma que tienen los fetos dentro del vientre de la madre y, de acuerdo con dicho estudio, es más común en mujeres. La posición fetal es una de las más populares, pues cerca del 41% de la población que participó en el estudio afirmó dormir de este modo. Si tú también sueles dormir así, puede que tengas dificultad para relacionarte y que seas una persona muy sensible. Las personas que duermen así son tímidas, pero una vez en confianza son fanáticas de mantener una buena conversación

Esta posición en más frecuente en mujeres. Foto: Pixabay

Log

Las personas que duermen con el brazo debajo de la almohada representan el 15% de la población encuestada. De acuerdo con el especialista, estas mismas personas suelen ser muy sociables, por lo que confían en los demás, aún sin conocerles. Por ello, también pueden ser personas muy crédulas, con las que es fácil relacionarse. Esta posición revela que es sencillo crear intimidad con quienes duermen de esta manera. 

Las personas que duermen en posición log son crédulas. Foto: Pixabay

Posición Yearner

Poner los brazos por delante al momento de dormir implica que eres una persona irónica, pero bastante accesible con aquellos que son cercanos a ti. Además, también se consideró que este 13% del grupo estudiado está conformado por personas que toman decisiones. Si tú duermes de este modo, significa que eres una persona determinada y que, una vez que decidiste poner un punto final, no hay vuelta atrás.

Son personas determinadas. Foto: Pixabay

Posición de soldado

Dormir en posición casi horizontal revela que eres una persona reservada. No te gusta que personas desconocidas se enteren de tu vida personal ni otros detalles que consideras importantes. Te cuesta trabajo establecer relaciones profundas en cualquier aspecto de la vida, por lo que no sueles confiar fácilmente en alguien más. 

La posición del soldado es la menos frecuente. Foto: Pixabay

En caída libre

Esta posición indica que eres una persona impulsiva y un tanto nerviosa. Además, sueles enfrentar las críticas de manera complicada y también te enfrentas a situaciones extremas constantemente. Tumbarte boca abajo con la cabeza hacia un costado revela que tu egocentrismo podría causarte problemas en algún momento. 

Sueles ser una persona impulsiva. Foto: Pixabay

Posición Estrella de Mar

Si duermes con los brazos y piernas completamente extendidas, quiere decir que eres una persona con una gran capacidad para entablar amistades, siempre estás disponible para ayudar a otras personas y, aunque eres importante para tu círculo cercano, no sueles sentir comodidad siendo el centro de atención, pues te basta únicamente con estar presente. 

No te gusta ser el centro de atención. Foto: Pixabay