Consumo de bienes importados se desploma por dólar caro

La moneda mexicana se depreció 13.86 por ciento, al pasar de 19.50 a 22.21 pesos por dólar entre marzo y julio

Consumo de bienes importados se desploma por dólar caro
De enero a septiembre, la inflación nacional acumulada fue 2.06 por ciento. Foto: Especial

Durante la pandemia, el consumo de bienes importados como electrónicos y electrodomésticos cayó dos veces más que los de origen nacional, debido al encarecimiento que causó la apreciación del dólar frente al peso. 

La demanda de bienes importados disminuyó 24.15 por ciento en promedio anual de marzo a julio, mientras que la de origen nacional bajó 12.72 por ciento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En ese periodo, la moneda mexicana se depreció 13.86 por ciento, al pasar de 19.50 a 22.21 pesos por dólar, según datos Banxico.

“Las caídas en el consumo de importados son más profundas por la depreciación del peso, lo que repercute en el precio final para el consumidor”, comentó Gabriela Siller, economista en jefe de Banco Base.

Tan sólo en julio, la adquisición de productos hechos en México retrocedió 7.68 por ciento anual, mientras que la de importados mantuvo una caída profunda, de 22.66 por ciento.

"Vemos caídas generalizadas, pero diferenciadas, un dólar caro y un cambio en las preferencias de los consumidores, que incrementaron su gasto en rubros como alimentos, son los diferenciadores", señaló Héctor Magaña, analista del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey. 

Mayor inflación

De enero a septiembre, la inflación nacional acumulada fue 2.06 por ciento, mientras que en productos que de manera regular se traen del exterior los precios aumentaron más rápido. 

Por ejemplo, la inflación en reproductores de video fue de 11.09 por ciento; en estufas, 9.18 por ciento; en lavadoras; 8.37 por ciento; en refrigeradores, 8.63 por ciento; en planchas eléctricas, 7.28 por ciento; en videojuegos, 6.48 por ciento; en automóviles, 5.24 por ciento; en televisores, 4.59 por ciento, y en hornos de microondas, 4.42 por ciento.

Por Fernando Franco


Compartir