CÚPULA

Hidalgo: Del reflejo de la obsidiana al resplandor de la luz sincrotrón

El estado sobresale a nivel nacional por su milenaria tradición, su cultura, su seguridad y por la innovación tecnológica

CULTURA

·
Distrito de Educación, Salud y Ciencia del Estado de Hidalgo. Cortesía: Gobierno del Estado de Hidalgo.

Hace 152 años se fundó el estado de Hidalgo y fue nombrado en honor al padre de nuestra patria: Miguel Hidalgo y Costilla. La historia de su gente se puede trazar desde la época prehispánica con la obsidiana extraída de sus entrañas por los pueblos otomíes y nahuas. A Hidalgo lo define su historia, su cultura y su gente. Es la unión entre las civilizaciones primigenias, el imperio español y la presencia inglesa. Previo a la conquista, en su territorio se establecieron los teotihuacanos, los toltecas, los otomíes y los nahuas. Hidalgo, es hogar de gigantes como los atlantes de Tula y el Reloj Monumental de Pachuca.

En esta tierra convergen los volcanes del centro de México y las regiones de la huasteca, la Sierra Gorda y la Sierra Alta. Es un espacio que preserva especies, tradiciones y paisajes. Es un estado con biodiversidad: aquí los magueyes, los encinos, los mezquites y las cactáceas conviven con el ciervo de cola blanca, el jabalí y el tigrillo. Es el ecosistema en el que convergen cuatro áreas naturales protegidas.

Mammillaria Sincrotrón, estructura del proyecto Sincrotrón Mexicano. Cortesía: Gobierno de Hidalgo.

Hidalgo se conforma de su tierra, su ciencia, su cultura, su comida, su hospitalidad y la gente que aquí vive. Nuestra identidad es la de un México consciente de su pasado, pero que busca estar a la vanguardia para asegurar un mejor futuro. La marca de Hidalgo es garantía: se puede palpar, mirar, oír y degustar. No es casual que en este enclave se encuentran siete Pueblos Mágicos y más de una decena de acreditaciones de patrimonio material e inmaterial de la humanidad otorgadas por la UNESCO. La comida que aquí servimos es una de ellas, como lo expresan las cocineras tradicionales del Valle del Mezquital en una frase: todo lo que se arrastra, corre y vuela va directo a la cazuela.

La tradición hidalguense se escucha. Nuestra música inspira y alegra el alma, los querreques  al ritmo del huapango son la algarabía que acompaña la celebración nacional del Xantolo. No sólo eso, uno de cada 10 artesanos del país, es hidalguense. Nuestras tradiciones y costumbres se deconstruyen en un ciclo conformado por la creación popular, su diversidad biológica y la interacción con la naturaleza. Tal es el caso de los tenangos, artesanías con trasfondo mítico e ideológico originadas en el corazón de la sierra pluriétnica dominada por pueblos otomíes y tepehuas; cada tenango es una pieza única que relata la historia, las vivencias, los sueños y anhelos de sus creadores, y describen la geografía, la flora y fauna local de aquel que lo realiza.

En la capital del estado tenemos el mural peatonal más grande: Homenaje a la Mujer del Mundo, obra diseñada por Byron Gálvez con más de dos mil figuras distribuidas en 32 mil metros cuadrados, que manifiesta las formas femeninas e ilustra retos y estadios que enfrentan: como la maternidad y el amor.

Es un estado de tradición minera y origen del vanadio, elemento de la tabla periódica nombrado inicialmente como zimapanio. Antes, el distintivo Pachuca marcaba los lingotes de más alto valor en todo México, pero hoy, esta identidad ha trascendido. Ahora Hidalgo busca hacer minería espacial y enfocarse en la exploración y comprensión del espacio. Con el Laboratorio Nacional de Acceso Espacial (LANAE), Hidalgo establecerá una industria de fabricación y lanzamiento de equipos espaciales, a partir de la cual logramos poner en órbita el primer nanosatélite, realizado 100 por ciento por manos mexicanas. Además, completamos la reconversión de la Antena de Tulancingo I, para formar el Observatorio Radioastronómico Nacional “Dätsö”. Estos proyectos nos permitirán vigilar y comprender el clima del estado y observar el espacio.

Con ayuda del primer Sincrotrón mexicano buscamos crear mapas tridimensionales de moléculas complejas y entender el mundo atómico. No sólo eso, sino que buscamos comprender todas las áreas de relevancia científica para la humanidad, por lo que junto con la UNAM estamos creando la primera Aceleradora de Negocios Biotecnológicos y el Laboratorio Nacional de Análisis Molecular, que permitirá articular la cadena de investigación, desarrollo, escalamiento y fabricación de productos biotecnológicos que tanto se necesita en nuestro país.

Radio Observatorio Dätsö, ubicado en Tulancingo de Bravo, Hidalgo. Cortesía: Gobierno de Hidalgo.

Somos un pueblo de compromiso y esfuerzo. Con una ubicación estratégica en el centro del país y la mayor densidad de vías de comunicación terrestres, somos un centro logístico y el paso obligado de los rumbos del comercio, la movilidad y la historia. Hidalgo es uno de los estados más seguros en México.Contamos con el sistema de seguridad pública más avanzado de Latinoamérica, el cual cuenta con más de 10 mil cámaras de video vigilancia, que permiten cuidar las vidas y el patrimonio de los que residen en el estado, así como el de quienes lo transitan.

Nuestro lema es crecer ante los retos: es preciso pensar en grande para transformar el porvenir. La meta es establecer proyectos de ciencia que permitan el desarrollo y la supervivencia humana. La reciente pandemia nos dio la oportunidad de mostrar una vez más que los hidalguenses, ante los desafíos, crecemos. Ante la crisis económica y sanitaria más importante en un siglo, Hidalgo se sobrepuso a partir del talento y la creatividad de su gente, detonando además nuevas oportunidades para el desarrollo.

A nivel internacional, México destaca por su creatividad, la cual reside en la capacidad de sus ciudadanos para crear soluciones simples a problemas complejos:  este es un reconocimiento que los hidalguenses portamos con orgullo. El ingenio mexicano es el poder que tenemos para cambiar al mundo. En Hidalgo decidimos crecer con proyectos de ciencia y tecnología, para darle un salto exponencial a nuestro bienestar y posicionar a nuestra entidad como un destino global de innovación y ciencia. Al invertir en estas áreas estamos forjando un camino para que los hidalguenses sean capaces de develar la intimidad del espacio y de la materia y resolver los problemas del día de mañana.

Hidalgo, es lugar de oportunidades, donde las personas transforman su vida y la de sus hijos con esfuerzo y trabajo honesto, con la visión de que para avanzar se debe aprender e innovar. Nuestro pueblo concibe al mundo sobre los pilares de la historia, el arte y la cultura, pero también sobre los hombros de la ciencia y la tecnología, para formar parte del futuro y trascender como humanidad.

Por Omar Fayad Meneses

PAL