Estos ARTISTAS y personajes célebres estuvieron presos en el Palacio de Lecumberri y quizá no lo sabías

Como en todo sitio histórico, Lecumberri fue testigo del paso de diferentes personas célebres y famosos artistas, por sus instalaciones

Estos ARTISTAS y personajes célebres estuvieron presos en el Palacio de Lecumberri y quizá no lo sabías
Lecumberri tuvo presos como José Revueltas y demás artistas e intelectuales. Foto: Especial

Hoy se conmemora el 108 aniversario del recorrido que realizó Francisco I. Madero  desde Chapultepec a Palacio Nacional, para iniciar el golpe de Estado conocido como la Decena Trágica, el cual culminó con el asesinato de Madero y Pino Suárez en las inmediaciones del Palacio de Lecumberri el 22 de febrero de 1913. 

El Palacio de Lecumberri,  ubicado al oriente del Centro de la Ciudad de México, en la alcaldía de Venustiano Carranza, fue una penitenciaría y es, desde 1976, sede del Archivo General de la Nación. Fue conocido popularmente como El Palacio Negro de Lecumberri y  se inauguró el 29 de septiembre de 1900.

Con más de 100 años de historia, los muros de Lecumberri guardan un sin fin de historias. Originalmente fue planeado para albergar una población de 800 varones, 180 mujeres y 400 menores de 18 años. Contaba con 804 celdas, talleres, enfermería, cocina y panadería.  Buscaba ser un reformatorio de primer nivel para los internos, pero en 1908 se dio autorización para ampliar la construcción en donde originalmente tenía una capacidad para 996 presos. Sin embargo, el sobrecupo fue mayor y en 1971 llegó a tener hasta 3800 internos.

Como era de esperarse, lo que empezó por ser una buena idea de una cárcel de primer nivel, terminó como uno de los lugares más horrendos para estar preso en sus 76 años de vida. Sin embargo, las causas para ingresar eran tan variadas, como graves para los momentos que vivía un México conservador. Entre ellas estaban: Conducta inmoral (Ser homosexual), homicidio, pobreza y un sin número de otros delitos. 

Como en todo sitio histórico, Lecumberri fue testigo del paso de diferentes personas célebres y famosos artistas, por sus instalaciones, debido a la larga y estricta lista de delitos que podía cometer una persona. Estas personalidades, aunque no estuvieron gran parte de su vida presos, destacan por tener una carrera impresionante. Ellos son:

 

José Agustín

Escritor mexicano, precursor de la llamada generación informal.  Durante su estancia en Lecumberri, escribió  El rock de la cárcel 1984 y Se está haciendo tarde.

Alberto Aguilera Valadez (Juan Gabriel)

Este personaje no necesita presentación. De acuerdo con varios biógrafos Juan Ga fue acusado falsamente de robo y, debido a su edad, recluido en la Penitenciaria de Lecumberri. Desde ese lugar le escribía cartas a su madre. Después de 18 meses consiguió la libertad, ayudado por la cantante Enriqueta Jiménez, conocida como La Prieta Linda.

José Revueltas

Célebre escritor mexicano y autor de  El apando y El luto humano,  llegó al Palacio Negro, debido a acusaciones como  robo, daño en propiedad ajena, sedición, asociación delictuosa, acopio de armas y homicidio. En su declaración aceptó las acusaciones de las autoridades de ser el autor intelectual del movimiento (en 1968) con el fin de satisfacer al gobierno y asumir las acusaciones injustas1. Fue condenado a 16 años de prisión en Lecumberri y liberado bajo palabra después de dos años de encierro.

David Alfaro Siqueiros

El pintor y muralista con mayor  relevancia del  país junto con Diego Rivera y José Clemente Orozco, también estuvo preso en Lecumberri, debido a que fue considerado preso político en 1959 por ser artista y militante comunista.La celda del muralista era la número 40, de la crujía I

Luis González de Alba

El escritor, periodista, psicólogo, intelectual y divulgador de la ciencia mexicano también estuvo tras los muros del Palacio de Lecumberri, después de ser aprehendido el 2 de octubre de 1968 por participar en el mitin del movimiento estudiantil. Allí, estudió hebreo y escribió su primera novela, Los días y los años, en la que relata su propio testimonio sobre el movimiento estudiantil en el que participó. 

 

lctl

Descubre qué leer en El Podcast Literario 


Compartir