OSEM

La misión de las orquestas no solo es la de entretener: Rodrigo Macías

La agrupación, que cumplió 50 años en 2021, inauguró y clausuró la edición 33 del Festival de Música de Morelia "Miguel Bernal Jiménez"

CULTURA

·
“La orquesta tiene la capacidad, como conjunto, de transformar al individuo'.

Para una sociedad, la existencia de una orquesta “es fundamental”, dice el director Rodrigo Macías (Texcoco, 1977). El también compositor, quien encabeza la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) desde 2018, cuando llegó para sustituir al director histórico Enrique Bátiz,  opina que el sentido de un conjunto orquestal no es sólo el de entretener.

“Yo soy de las personas que creen que las orquestas son extraordinarios vehículos de transformación social, que van más allá del entretenimiento, nosotros no hacemos música para que la gente pase una o dos horas agradables, también lo hacemos para eso, pero va mucho más allá que eso.

“La orquesta tiene la capacidad, como conjunto, de transformar al individuo, de transformar al colectivo, nosotros no podemos combatir la marginación y la pobreza, pero sí podemos combatir la marginación y la pobreza de espíritu”, afirmó. Macías viene de dirigir a la OSEM como agrupación residente de la edición 33 del Festival de Música de Morelia “Miguel Bernal Jiménez”.

La OSEM, quien este año cumple 50 años de existencia, fue invitada a inaugurar y clausurar el encuentro, y lo hizo desde la perspectiva que Macías afirma, busca imprimir a la agrupación. Con mi llegada, afirmó, “la orquesta vive una época de renovación en todos los sentidos; desde mi llegada el cambio de repertorio ha sido de 180 grados, esto no quiere decir que se han dejado de hacer autores importantes, Dvorák entre ellos, que hicieron grande esta orquesta, o Beethoven”.

Además de compositores jóvenes mexicanos, el director afirma que está programando a Schubert, Mozart, hemos empezado a apostar por otros autores importantes como Haydn, Britten, pero también Debussy, Schumann, Shostakóvich o Bruckner. De lo que se trata, afirma, es de “buscar nuevos derroteros, surcar nuevos mares, queremos abrir lo más posible la paleta musical”.

La OSEM fue una de las primeras orquestas en regresar a dar conciertos presenciales cuando la pandemia de coronavirus comenzó a ceder, pero Macías no se engaña sobre el difícil momento que ahora resulta captar la atención del público: “Estamos acostumbrados al teléfono, a las redes sociales, todo tiene que ser veloz y durar tres segundos porque si no perdemos la atención y no nos interesa más, en ese sentido, la utilidad de una orquesta en la sociedad es fundamental”.

En Morelia, la batuta de Macías al frente de la OSEM logró recuperar la atención del público: en la inauguración sonó el “Ángelus” de Miguel Bernal Jiménez y la “Sinfonía No. 9 en mi menor, Op. 95 Del Nuevo Mundo” de Dvorák; para la clausura, la agrupación preparó “Canticum Sacrum”, de la compositora mexicana Ana Lara y la “Sinfonía No. 1 en Re Mayor, D. 82”, de Franz Schubert, así como música de tres bandas sonoras de películas, junto con el trompetista francés Romain Leleu.

alg

Sigue leyendo 

Noche de museos: ¡De España para México! No te pierdas las exposiciones del Museo del Prado

Mente Mujer: El poder de la palabra

Elena Favilli: Escribir sobre mujeres extraordinarias

Temas