Federico García Lorca, vivo en la memoria gracias a la novela “La luz prodigiosa”

Cuenta Marías que todo surge de una historia familiar, cuando su padre y su tío se presentaron voluntariamente a luchar por la República

Federico García Lorca, vivo en la memoria gracias a la novela  “La luz prodigiosa”
INSPIRACIÓN. La trama surgió de una historia familiar. Foto: Especial

He aquí una teoría atrevida: Federico García Lorca no murió la noche del 18 de agosto de 1936, cuando fue fusilado. Durante tres décadas, esa historia ha sido el móvil de “La luz prodigiosa”, novela del escritor español Fernando Marías (Bilbao, 1958), publicada por vez primera en 1991, y que ahora el Fondo de Cultura Económica (FCE) recupera para su Colección Popular.

El relato surge de la voz de un anciano, a quien un periodista retiene invitándole tragos en un bar; el viejo habría tenido un encuentro con un García Lorca malherido, al principio de la Guerra Civil española. La narración se vuelve un ejercicio de recuperación del pasado, de la memoria del propio autor.

Cuenta Marías que todo surge de una historia familiar, cuando su padre y su tío se presentaron voluntariamente a luchar por la República. “Mi tío, desafortunadamente murió en la batalla y nunca llegó a tener tumba, siempre estuvo en una fosa común que se estableció para los soldados muertos”. Como estudiante, un día, en Madrid, encontró a un mendigo que pedía limosna y se parecía sorprendentemente a su padre.

“Se me ocurrió la idea de que tal vez aquel hombre al que había visto, podía ser el chaval que murió en aquella batalla”. Una década después, la historia se adaptó a la del poeta granadino y así evolucionó en la novela, donde García Lorca “sigue siendo el gran símbolo de todos los asesinatos de la Guerra Civil”.

La novela fue llevada al cine en 2003 por Miguel Hermoso. Inicialmente, Marías quería escribir un guion de cine.

Por Luis Carlos Sánchez


Compartir