Efeméride 17 de diciembre: Encuentran el Calendario Azteca o Piedra del Sol, ¿qué significado tiene?

El hallazgo del el Calendario Azteca se realizó cuando se estaba igualando el suelo de la Plaza Mayor; un 17 de diciembre de 1790

Efeméride 17 de diciembre: Encuentran el Calendario Azteca o Piedra del Sol, ¿qué significado tiene?
La Piedra del Sol se empezó a tallar, 42 años antes de la caída de Tenochtitlán. Foto: Cuartoscuro

El 17 de diciembre de 1790 se redescubrió la Piedra del Sol, conocida como Calendario Azteca. El hallazgo se hizo cuando se estaba igualando el suelo de la Plaza Mayor y construyendo ductos para las aguas subterráneas. Esta pieza prehispánica es importante para la cultura mexicana por sintetizar el conocimiento astronómico que desarrollaron los mexicas.

La Piedra del Sol se empezó a tallar, 42 años antes de la caída de Tenochtitlán, según con testimonios orales recopilados por Fray Diego Durán en su Historia de las Indias de Nueva España. Fue el emperador Axayácalt quien la mandó a construir y fue tallada por un artista llamado Técpatl. 

Con medidas de 3.60 metros de diámetro, 98 centímetros en los lados y un peso de más de 24 toneladas, el Calendario muestra la importancia que le daban los aztecas al tiempo y la exactitud con que lo medían. Aunque simboliza la concepción del tiempo, no era utilizada como calendario señalan investigaciones realizadas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Luego del hallazgo, permaneció por casi cien años en el exterior de la torre poniente de la Catedral metropolitana; en 1887 se trasladó al Museo Nacional situado en la calle de Moneda. El 27 de junio de 1964 se trasladó al Museo Nacional de Antropología y se situó en la Sala Mexica sostenida en una base de mármol en donde aún puede ser admirada.

El 27 de junio de 1964 se trasladó al Museo Nacional de Antropología y se situó en la Sala Mexica. Foto: Cuartoscuro

Calendario Azteca o Piedra del Sol, ¿qué significado tiene?

Existen diversas interpretaciones sobre los símbolos de la Piedra del Sol, la explicación que da el INAH explica que en el centro aparece la imagen del Quinto Sol, Nahui Olin y el rostro de Tonatiuh, dios del Sol, con la mitad inferior del rostro descarnada y la superior encarnada, lo que simboliza la vida y la muerte.

A su vez, en cada una de las esquinas del signo Olin aparece el nombre de los otros cuatro soles: Nahui Océlotl (4 Jaguar), Nahui Atl (4 Agua), Nahui Quiáhuitl (4 Lluvia) y Nahui Ehécatl (4 Viento).

Según la mitología nahua del Posclásico, el mundo tal y como lo conocemos actualmente ha pasado por distintas eras de creación y destrucción. Ellos relacionaron cada una de ellas con un sol en particular. En una de las versiones del mito, la última era fue destruida por una gran inundación. El Quinto Sol, la era actual, terminará por grandes terremotos.

El resto de los elementos iconográficos que decoran la pieza están distribuidos en círculos concéntricos. Alrededor del centro aparecen los 20 signos de los días, los cuales al combinarse con 13 numerales formaban un ciclo de 260 días también llamado Tonalpohualli.

Las mejores recomendaciones de libros están en El Podcast Literario


Compartir