El mundo de Quino

Su trabajo forma parte del bagaje cultural de lectores en diversos países

El mundo de Quino
El mundo Quino. Joaquín Salvador Lavado Tejón, conocido universalmente como Quino, falleció el pasado 30 de septiembre a los 88 años, en Mendoza. Foto: Cortesía

En la década de los 60s y casi por casualidad, pues inició como un producto de un anuncio publicitario, nació Mafalda de las manos de Quino. En 1963, tras publicarse el libro Mundo Quino, el primero de humor gráfico de este dibujante argentino, le piden diseñar a una familia de personajes para poder promocionar los electrodomésticos Mansfield, de la firma Siam Di Tella.

El proyecto fracasó, pero Mafalda ya había surgido y el historietista la utilizó para añadir un poco de humor a la revista Primera Plana. Como tira principal, en sus primeras ediciones aparecieron Mafalda y su papá, y posteriormente fueron sumándose su mamá y Felipe; así Quino fue presentando a una familia típica de clase media con aspiraciones comunes e inquietudes del momento.  

A partir de ahí, esta tira cómica publicada entre 1964 y 1973, se fue colando en las casas y Mafalda acabó conquistando los más variados rincones del mundo. Si bien, la tira no volvió a publicarse después de su último número, en 1976, Quino realizó un cartel que ilustró los principios de la Declaración de los Derechos del Niño con los personajes de Mafalda. 

Quino presentó a sus personajes a partir de estereotipos de inocencia y simpatía. Foto: Cortesía

Además de Mafalda, Quino también les dio vida a muchos otros personajes en sus más de 50 años de trayectoria; siempre manteniendo una dosis de humor, satirizó temas del mundo moderno, la política y las relaciones de poder, la burocracia y las instituciones, las desigualdades sociales, la degradación ambiental, la vida conyugal, entre otros temas. 

De igual forma, Quino presentó a sus personajes a partir de estereotipos de inocencia y simpatía, pero dejando entrever su pensar crítico, maduro y actualizado. A lo largo de las más de cinco décadas de producción literaria, no se identificó totalmente con ninguno de sus personajes, aunque cada uno reflejaba características de su manera de ser y de pensar

Quino siempre estuvo extremadamente preocupado con la situación mundial, fue un pensador para quien el universo era continuamente observado a partir de dos características: lo político y la condición humana. Quino,obrero” del dibujo,  como  se  nombró  a  sí  mismo,  exteriorizaba  constantemente sus ideas, preocupaciones y opinión crítica: “En 50 años me he mantenido siempre fiel a una temática que en el fondo es la relación de los débiles frente a los poderosos”, aseguraba el humorista gráfico.

Su trabajo se ha incorporado al imaginario colectivo de generaciones y forma parte del bagaje cultural de lectores en diversos países.

Mafalda acabó conquistando los más variados rincones del mundo. Foto: Cortesía

El reconocido Quino fue además un gran sociólogo y observador de su tiempo, un dibujante que depositó en sus globos frases concretas para hacer reír, pero también para reflexionar en su contenido y establecer una experiencia individual con cada uno de sus lectores.

Por Bernardo Noval

Descubre qué leer en El Podcast Literario


Compartir