CIBERATAQUES

41% de las empresas han experimentado ciberataques en 2021, advierte especialista

De acuerdo con el estudio Thales Global Data Threat, en 2021 alrededor del 41% de las empresas han sido víctimas de ciberataques, cifra que casi se duplicó con relación a 2019

TENDENCIAS

·
Las personas muchas veces navegan en sitios poco confiables, lo que vulnera la seguridad de sus dispositivos. Foto: Archivo

La mayoría de las personas utilizan computadoras o celulares para trabajar o informarse de lo que ocurre día a día, pero en ocasiones explorar sitios de internet poco confiables implican un riesgo, lo que convierte a los usuarios en víctimas de ciberataques

Sin embargo, de acuerdo con el estudio Thales Global Data Threat, 41 por ciento de las empresas han experimentado ciberataques, cifra que casi se duplicó con respecto al 21 por ciento registrado en 2019. 

Por otro lado, los ciberataques que se han registrado a nivel mundial por encabezados por el malware, con una incidencia de 54 por ciento y que es la principal fuente de ataques, seguido por el ransomware, con 48 por ciento, y el phishing, 41 por ciento.

Para entender la importancia de este tema, hay que explicar lo que representa un ciberataque: son aquellas acciones llevadas a cabo contra sistemas de información, con el objetivo de dañarlos, alterarlos o destruirlos. Estos sistemas pueden ser redes informáticas de organizaciones o empresas, pueden ser base de datos de personas, entre otros aspectos. 

Gabriel Bravo, director en México de VU, detalló que los objetivos centrales detrás de un ciberataque pueden variar, desde anular simplemente los servicios que presta una empresa o entidad, hasta robar su información o datos valiosos, pero también implica la suplantación de identidad, fraudes financieros, extorsión, espionaje y mucho más crímenes. 

Ante estas amenazas, Bravo pidió a la gente tener cuidado e identificar cómo funciona el phishing, el cual se caracteriza por ataques fraudulentos que toman la identidad de una fuente confiable, son capaces de engañar al usuario haciéndose pasar por una empresa o una persona que ellos podrían conocer.

"El phishing funciona insertando un enlace o un archivo adjunto fraudulento que, al ser ejecutado por el usuario, ofrece acceso a su dispositivo. De esta manera, los atacantes (phishers) pueden controlar el dispositivo, obtener información personal, contraseñas, archivos, datos financieros, o simplemente dañar los sistemas", explicó.

Mientras que el malware o software malicioso invade y dañar un sistema informático. Una vez que ha invadido al sistema, es capaz de deshabilitar operaciones o simplemente tomar el control. Pero, además, "este ciberataque es muy utilizado para robar dinero, espiar las actividades de la víctima o simplemente obtener sus datos".