SILBATAZO INICIAL

La historia de los compadres…

La Selección Mexicana ha caído en un ciclo repetitivo del que parece imposible salir.

OPINIÓN

·
José Eduardo Iga / Silbatazo Inicial / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Desde que tengo memoria futbolística, concretamente desde el Mundial de Francia 1998, que fue el primero que observé en plena facultad, la Selección Mexicana ha caído en un ciclo repetitivo del que parece imposible salir.

No importa quienes sean los actores de pantalón largo que encabecen el balompié en México, no es relevante tampoco quienes sean los técnicos del representativo nacional, los males endémicos de América Latina se hacen presentes, incluso, en elementos europeos o con experiencia del otro lado del charco, que han venido a tratar de cambiar el rumbo del timón, pero que son seducidos ante el brillo, como dicen Los Tigres del Norte, que produce el metal, como Gerardo Martino, que dirigió al Barcelona, o la misma Selección Argentina, de Lionel Messi, y toda una constelación de estrellas que ahora funcionan de manera impresionante con Lionel Scaloni.

Para el proceso del 2002, Enrique Meza llegaba con amplias credenciales, después de encabezar a un Toluca impresionante. Pasó una turbia eliminatoria, y se fue por la puerta de atrás. Cuando la calificación al Mundial pendía de un hilo, se cortó a un estratega y se recurrió a un bombero, como Javier Aguirre. Calificó al Mundial, y llevó a compadres como Manuel Vidrio o Gabriel Caballero, incluso, a gente como Melvin Brown, cuya presencia fue inexplicable.

El camino al 2006 fue cubierto de gran manera con Ricardo La Volpe, quien pudo haber sido dentro de todos, el que rompió los paradigmas porque llevó a Andrés Guardado, quien causó una gran sorpresa y lo alineó sin importarle que enfrentaría a Argentina en un Mundial, aunque no estuvo exento de llevar a su yerno, Rafael El Chiquis García, que atravesaba un nivel futbolístico deleznable en aquel momento.

Para Sudáfrica fueron cuatro años desastroso donde desfilaron técnicos como Hugo Sánchez, Sven-Göran Erickson, o incluso, Jesús Ramírez. volvió a llegar Javier Aguirre como salvador, y el resto es historia. 

Para no variar, puso a los que estaban mejor. Clasifica a la copa y vuelve a llevar a compadres como El Guille Franco,  Bofo Bautista y Oscar Pérez, que pese a su extraordinaria carrera, en ese momento distaba mucho de ser seleccionable.

Para el proceso 2014, José Manuel El Chepo de la Torre se perfilaba como el técnico idóneo para dirigir. En el campeonato nacional, debutaba jóvenes y quedó campeón con Chivas, y Toluca. Ponía a quienes estaban en mejor momento, contrario a lo que hizo en el Tri, donde se casó con jugadores como el Juan Carlos El Topo Valenzuela, Fernando Arce y Gerardo Torrado, que iba de salida, entre otros. Fue despedido.

El problema de Gerardo Martino ahora es que tiene más compadres que ningún otro y no parece dar vuelta atrás en su decisión de llevarlos. Jesús Gallardo y Héctor Moreno que ni titulares son en Monterrey, César Montes, que hasta capitán fue. Rogelio Funes Mori, que tras recuperarse de la lesión irá. Seis elementos de Rayados que se quedó en Repechaje y ningún bicampeón del futbol mexicano con Atlas. Sólo pasa en México. Corrige o nos llevamos la peor actuación de México en un Mundial. Aguas.

POR JOSÉ EDUARDO IGA
TITULAR DE ARREBATO DEPORTIVO EN EL HERALDO RADIO TORREÓN
@JOSE_IGA

MAAZ

 

SEGUIR LEYENDO:

¡Que no pare la fiesta!

Escándalo

Fracasos rotundos