SILBATAZO INICIAL

Martino invita la fiesta...

Para lo necio que ha sido en sus convocatorias, lo dudo. Más bien parece que acá, ya creó su grupo de amigos. Solo falta que saque las chelas y música

OPINIÓN

·
José Eduardo Iga / Silbatazo Inicial / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Para muchos, “El Tata”, causaba ilusiones a su llegada. Más allá de ser un tipo al que se le indigestaban las finales en sus anteriores aventuras, en sus años mozos, dirigió al Libertad de Paraguay. Ahí obtuvo tres campeonatos de liga, e incluso, los llevó a una semifinal de Copa Libertadores. Ello en el principio de los dosmiles. En su siguiente aventura en territorio Guaraní, se volvió a adjudicar dos coronas, lo que evidentemente le consagró y lo llevó a tener su primera experiencia en combinados nacionales. Con ellos, se recuerda la paliza sufrida contra la selección que ahora maneja, 6-0 en aquella Copa América, de Venezuela.

Pero más allá de aquel escandaloso episodio, tuvo unas eliminatorias de ensueño para clasificar al Mundial de 2010. De hecho, en el viaje previo a aquella competición, le ganó a cada uno de los rivales, incluyendo a Argentina por la mínima, y 2-0 a Brasil, que, aunque haya estado diezmado, no deja de ser un histórico del balompié. Ahí tuvo un gran Mundial, quedando eliminado por el que a la postre sería campeón, España en cuartos de final.

Después calificó a la final de Copa América, aún con Paraguay. Lo había conseguido, tras 32 años en que dicha selección no pudo alcanzar esa instancia. Posteriormente dirigió al Newell's argentino, donde quedó campeón de Liga, cometido nada fácil por su precaria situación en la tabla del descenso, y además volvió a alcanzar semifinal de Libertadores, demostrando grandes méritos.

En Barcelona, aunque solo ganó una Supercopa, fue el primer técnico que no perdió en sus primeros 17 partidos. Decidió renunciar al vínculo de dos temporadas que tenía allí cuando parece, no pudo con la presión mediática.

Seguía la meritocracia. Argentina lo buscó y también encabezó ese proyecto, llegando a dos finales del certamen continental, las perdió, pero sumó tres consecutivas, con aquella que ya citábamos de Paraguay. Su efímera etapa terminó, tras quedar fuera de los Juegos Olímpicos al no poder juntar el plantel que necesitaba.

En Atlanta ganó una temporada y quedó eliminado en otra. Normalmente, en el resumen de su trayectoria, podemos establecer que es un buen estratega, más allá de indigestársele los partidos por los títulos. Sin embargo, acá parece que se contagió del compadrazgo y las malas mañas del mexicano. Siguen pasando los días y convoca a jugadores que están en mala forma, e ignora a otros que llevan algunos torneos con grandes actuaciones. En entregas anteriores citábamos a los jugadores que debían estar, y para no sonar repetitivo, decidí hacer un resumen de su trayectoria y esperar que este recuerde la memoria del entrenador exitoso que llegó a ser, sobre todo, en clubes. Sin embargo, para lo necio que ha sido en sus convocatorias, lo dudo. Más bien parece que acá, ya creó su grupo de amigos. Solo falta que saque las chelas y música.

POR JOSÉ EDUARDO IGA
TITULAR DE ARREBATO DEPORTIVO EN EL HERALDO RADIO TORREÓN
@JOSE_IGA

CAR