ROMPEOLAS

El regreso de Al-Qaeda

Hay indicios de que el grupo terrorista está resurgiendo en Afganistán

OPINIÓN

·
Alejandra Martínez / Rompeolas / Opinión El Heraldo de México

El peor temor de occidente se está volviendo realidad. Los militantes de la organización islamista terrorista Al-Qaeda están regresando a Afganistán, informaron altos funcionarios de inteligencia estadounidense.

"Ya estamos empezando a ver algunos indicios de algún movimiento potencial de Al- Qaeda a Afganistán", dijo David Cohen, subdirector de la Agencia Central de Inteligencia, la semana pasada.

Al-Qaeda (“La base”), surgió a finales de la década de los 80 (1988) como un grupo para hacer frente a la presencia soviética en Afganistán. Liderados por el saudita Osama Bin Laden, desataron una ola de horror en África, Asia, Europa y América.

Su atentado más grande fue el ocurrido el 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas y el Pentágono en Estados Unidos, pero también hubo otros muy significativos, como las explosiones contra trenes el 11 de marzo de 2004, en Madrid, España, y contra el sistema de transporte público en Londres, Inglaterra, el 7 de julio de 2005.

Con los años, y tras el deceso de Osama Bin Laden —muerto a manos de un Seal estadounidense en 2011— Al-Qaeda inspiró a muchos más atacantes en solitario que dieron duros golpes.

Al anunciarse la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, 20 años después de derrocar al gobierno Talibán por permitir la presencia de Al-Qaeda en su territorio, la preocupación mundial saltó, y tenían razón, el gobierno afgano no supo, o no quiso, frenar el avance de los radicales islámicos que tomaron una a una las grandes ciudades del país asiático, haciéndose del mando el 15 de agosto.

Dos días antes de que el movimiento Talibán tomara Kabul, el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, advirtió que era altamente probable el resurgimiento de Al-Qaeda, a medida que las ciudades afganas iban cayendo.

Para Wallace, la situación inestable de Afganistán es un caldo de cultivo para los extremistas y externó sus dudas sobre la salida de tropas del país. Su voz fue profética.

Tan sólo el 26 de agosto un atacante suicida que se hizo explotar a las afueras del aeropuerto de Kabul durante las evacuaciones de extranjeros y tropas dejó casi 200 muertos, entre ellos 13 soldados estadounidenses. El autor pertenecía a la rama afgana de Estado Islámico (Isis-K).

Los indicios del regreso de Al-Qaeda fueron casi inmediatos, el 1 de septiembre se reportó que Amin-Ul-Haq, quien fue guardaespaldas de Osama Bin Laden regresó a Afganistán; él es considerado un vínculo entre el Talibán y el grupo extremista.

Pese a las altas inversiones en seguridad e inteligencia el mundo es vulnerable al terrorismo islámico. Mientras los extremistas no teman morir en sus ataques —de hecho en muchos casos ese es su propósito, ser mártires—, occidente ya tiene la batalla perdida.

POR ALEJANDRA MARTÍNEZ
ALEJANDRA.MARTINEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALEJANDRAMTZ_87

MAAZ