NUEVOS ENTORNOS

Avance en Venezuela; Haití requiere ayuda

A pocos días del avance de las conversaciones políticas sobre el futuro de Venezuela, un asunto nuevo se incluye en las preocupaciones regionales por las condiciones en Haití

OPINIÓN

·
Guadalupe González / Nuevos Entornos/ Opinión El Heraldo de México

A pocos días del avance de las conversaciones políticas sobre el futuro de Venezuela, un asunto nuevo se incluye en las preocupaciones regionales por las condiciones en Haití.

En México, se concluyó la primera etapa en los encuentros entre el gobierno de Venezuela y delegaciones políticas, con la ayuda de Noruega, quien anunció el domingo pasado que la próxima reunión tiene cita del 3 al 6 de septiembre de este año.

La firma del documento, que asegura una nueva pauta de acuerdos y negociaciones, promete un gran avance en el diálogo político, donde México funge como testigo a una negociación con agenda, formato y pautas acordadas que reconoce la posibilidad de avance parcial con siete puntos que llevarían a un proceso de diálogo integral y gradual.

El plan mantiene coincidencias con el inicio del acuerdo para la paz que tuvo El Salvador en los 90. Inició con la mediación de Suiza y la firma del acuerdo de proceso en Ginebra, en 1990. 

El primero en Venezuela en 1991, ya con la mediación de la ONU, a través de la oficina del entonces secretario General de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar.

Sin embargo, una nueva preocupación regional se sumó con los estragos del terremoto de 7.2 grados en Haití, que ya dejó al menos mil 900 muertos, casas afectadas, escuelas, oficinas, iglesias y una cantidad todavía por determinar de más de nueve mil heridos.

Se suma la posibilidad de afectación por la depresión tropical Grace en la misma semana, que ya provoca una buena cantidad de lluvias en la región. Pero también se agregan los problemas relacionados con la pandemia y la crisis política actual en Haití.

Recuerda a la catástrofe humanitaria de hace 11 años, provocada por aquel sismo de 7.0 grados que dejó más de 316 mil personas muertas, 350 mil heridas y alrededor de 1.5  millones sin hogar, el 12 de enero de 2010. 

En México y en regiones que ahora se movilizan para responder, se encuentra el antecedente de la solidaridad y cooperación ante las diferentes situaciones de riesgo por las que atraviesan las comunidades haitianas. 

Entre ellos, la "Alianza México por Haití" (público-privada) o la Sección Mexicana del Comité Mixto Haití-México formada por instituciones y organizaciones de la sociedad que actuaba junto con haitianos en 2010.

También convoca a reforzar el apoyo solidario y de socorro de la comunidad global para los habitantes de Haití, quienes han emigrado o están en situación de desplazamiento por la prolongación de condiciones adversas que, de manera continua, afectan a la región caribeña. 

POR GUADALUPE GONZÁLEZ
CATEDRÁTICA UNIVERSITARIA

MAAZ