CRUCIGRAMA

¿Recibe una 'luz' la Alcaldía de Pachuca? / Pancho Domínguez vs. La Comisión Electoral

El 8 de julio, en este espacio, dimos a conocer que el edil Baños había firmado, un mes antes, un convenio modificatorio a un contrato de arrendamiento de luminarias de led, que heredó de su antecesora, la panista Yolanda Tellería

OPINIÓN

·
Hugo Corzo / Cruz y Gama / Opinión El Heraldo de México

Finalmente, el presidente municipal de Pachuca de Soto, el priísta Sergio Baños, admitió lo que aquí publicamos anticipadamente -hace un mes- qué haría: compró las luminarias que, al inicio de su campaña, dijo que no servían para su municipio; pero ahora, las compró caras y como si fueran nuevas, cuando en realidad tiene más de tres años en uso. O lo que es lo mismo: hizo lo que dijo que no se debería (y que no iba a) hacer.

El 8 de julio, en este espacio, dimos a conocer que el edil Baños había firmado, un mes antes, un convenio modificatorio a un contrato de arrendamiento de luminarias de led, que heredó de su antecesora, la panista Yolanda Tellería.

Sergio Baños, en campaña hace un año para el cargo que hoy ocupa, criticó el arrendamiento. En su momento, dijo que no había certeza de que existieran tales luminarias en el municipio y, además, indicó que infraestructura de esas características no servía para alumbrar Pachuca.

Por ello, amenazó con finiquitar ese contrato de arrendamiento. Lo que no dijo es que lo terminaría, pero para acabar comprando al mismo proveedor esas mismas luminarias usadas, inexistentes o ineficientes (según el mismo calificó) y a sobreprecio.

Una semana después de la revelación de este imponderable, el Tesorero municipal de Pachuca, Omar Murbartian, renunció al cargo (el 15 de julio). Fuentes aseguran que no quiso involucrarse en la compra de las luminarias, y acabar por suscribir y firmar dicha operación.

El jueves pasado, 5 de agosto, la prensa local publicó una entrevista con el priísta Baños, en la cual admite que compró las luminarias que dijo que habría que eliminar del gasto público de la ciudad. Sólo que no reveló detalles ni el monto de la compra, de acuerdo con la nota periodística (La Jornada Hidalgo, número 66, página 1), y se indica que sólo aseguró haberlas comprado a precio de mercado.

Van unos datos, que cualquier solicitud de transparencia debería revelar a cualquier ciudadano: el convenio modificatorio al contrato es el MPS-SA-AD-30-20. Se convino un pago de 39 mensualidades a razón de 2 millones 559 mil 967 pesos con 34 centavos, que comenzaron a correr a partir de junio de 2021 (es decir, un mes antes de que el alcalde Baños dijera que revisaría el contrato de arrendamiento para saber qué haría con éste).

Las mensualidades terminarán en agosto de 2024 (es decir: 8 meses después de que termine su administración) y sumará al final un costo de 99 millones 838 mil 726 pesos con 26 centavos. Sumados a los 83 millones de pesos que pagó la administración de Tellería, estas 22 mil luminarias habrán costado alrededor de 183 millones de pesos: unos 8 mil 714 pesos cada una, en promedio, cuando en el mercado, las más caras, se anuncian en mil 722 pesos.

Vaya, pues, queda pendiente por aclarar si llegó cara la luz a la capital de Hidalgo o “le llegó una luz” al Municipio. No es lo mismo.

Pancho vs. el dedazo

En la sesión del Consejo Nacional del PAN, Francisco “Pancho” Domínguez, gobernador de Querétaro, subrayó airadamente que en ningún partido en el mundo, su dirigente propone a los miembros ni la conformación de sus órganos electorales internos.

Sería tan independiente como el viejo Consejo General Electoral de la Secretaría de Gobernación,  aquel al que se le cayó el sistema, cuando calló El Sistema, en 1988.

Por ello, Pancho Domínguez exigió a Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, que reflexione sobre la designación que hizo de la Comisión Electoral de ese partido, que habrá de arbitrar el relevo del CEN panista, y le pidió que abra esa instancia a todos los consejeros. 

Y les pidió a todos esos panistas a pensar seriamente en lo que demanda el PAN y el actual momento político, más aún cuando estamos en la antesala de otras seis elecciones para gubernaturas en 2022.

Un llamado a honrar la gomezmorinista máxima del PAN, y diferenciarla de la grilla ordinaria: no es lo mismo la brega eterna, que la friega eterna.

SSB