Lunes 21 de Junio 2021
AYER PENSABA DISTINTO

El fracaso de los partidos satélite

Tremendo fracaso. Estos partidos no solo no cumplieron con su misión de llegar al Congreso

Fernanda Caso / Ayer pensaba distinto / Opinión El Heraldo de México
Fernanda Caso / Ayer pensaba distinto / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Dos partidos se esfumaron tan pronto como aparecieron en estas elecciones: Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza por México (FPM). Más allá de algunos videos que consiguieron hacer virales, lo que todos sabemos es que estos partidos no eran más que satélites de Morena. Se trató de un esfuerzo desde el poder para ampliar las fichas con las que el Presidente podía jugar: aumentar la bolsa de spots y presupuesto para los candidatos del 2024, colocar candidatos que no cabían en Morena y asegurar algunos diputados extras para pasar sus iniciativas en el Congreso.

Tremendo fracaso. Estos partidos no solo no cumplieron con su misión de llegar al Congreso y permanecer vigentes en el 2024, sino que podrían haberle costado al bloque morenista hasta 27 curules. Me explico:

A diferencia del PES, por ejemplo, que ya había obtenido el registro en el pasado y cuyo electorado estaba claramente identificado con un segmento conservador que probablemente hubiera votado por el PAN en caso de no estar el PES en la boleta, RSP  y FxM no tenían ningún arraigo ideológico de nada. Su base estaba formada por estructuras territoriales. No tenían una corriente de pensamiento definida, propuestas ni liderazgos reales que se sostuvieran por sí mismos. Los votos que estos partidos consiguieran podían ser fácilmente trasladables a favor de quien el cabecilla de la estructura diera la instrucción de apoyar. Si FXM y RSP no hubieran competido en esta jornada, muy probablemente sus votos hubieran sido para MORENA y sus aliados.

Hay en el país 23 distritos donde la alianza Juntos Haremos Historia perdió por un número de votos menor que los votos obtenidos por FxM y RSP juntos. A partir de los números del PREP, con 99.5% de las actas computadas, es posible decir que el registro de estos dos partidos le costó al presidente

  • 5 diputados en el Estado de México
  • 3 diputados en Jalisco
  • 2 diputados por estado en Zacatecas, en Veracruz y en Puebla
  • 1 diputado por estado en Baja California Sur, Coahuila, Chiapas, CDMX, Hidalgo, Hidalgo, Nuevo León, Tamaulipas y Yucatán

Además de lo anterior, FxM y RSP obtuvieron en conjunto,  aproximadamente, 4.2% de la votación nacional que, reajustando el total de votos sin su presencia en la boleta, equivale a 4 diputados plurinominales más. Esto da un total, entre diputados de mayoría relativa y diputados de representación proporcional, de 27 curules. 

Entiendo que los votos no se transfieren de un partido a otro de manera directa y sin mermas pero, insisto, tratándose de partidos “cascarón” como estos, donde no había nada sino estructuras de votos corporativos, se podría esperar que un gran porcentaje de sus votos sí se fueran con los partidos de la coalición morenista. Hoy el presidente cuenta con 279 votos entre MORENA, PT y PVEM. 21 votos bastaban para superar la barrera de los 300, que le haría mucho más fácil conseguir mayorías calificadas con un poco de negociación. ¿Por qué decidió arriesgarse así metiendo dos partidos nuevos al juego? Una posible explicación es su obsesión por ampliar sus redes de poder. Otra explicación es que escuchó demasiado a dos de sus asesores: Ricardo Monreal y Julio Scherer, quienes estaban detrás de estos nuevos partidos políticos y quienes también se habrían beneficiado enormemente si hubieran mantenido el registro.

Será momento de aprender que, en el México del 2021, ya no funcionan las estrategias priistas de los años 50 de andarse inventando aliados de papel… y que los ciudadanos castigan a quienes intentan jugar con la democracia. 

POR FERNANDA CASO 
FERNANDACASO@HOTMAIL.COM
@FER_CASO

dza