Nocaut a la discriminación

Este deporte es mundial, no existen barreras, muros ni aduanas. Es diverso en culturas, religiones, costumbres y prácticas; no existe la discriminacion, es lo mismo un peleador de Estados Unidos que uno de Nigeria, Japón o Nicaragua.

Nocaut a la discriminación
Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / Opinión El Heraldo de México

Una de las banderas más importantes para el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) es y siempre será la lucha en contra de la discriminación racial. Al existir ésta, se llega al abuso del poder, y a los terribles actos de injusticia.

El boxeo es un deporte honorable, que en cada combate deja huella de su humanismo y grandeza, tras pelear contra su adversario, se funden en un abrazo emotivo en el centro del ring, y reconocen las virtudes y cualidades de su oponente, dando gracias a Dios que ambos están sanos.

Este deporte es mundial, no existen barreras, muros ni aduanas. Es diverso en culturas, religiones, costumbres y prácticas; no existe la discriminacion, es lo mismo un peleador de Estados Unidos que uno de Nigeria, Japón o Nicaragua.

Todos pasaron por un complicado proceso para llegar a ser boxeador profesional y más para llegar a competir a niveles de título mundial. Mucho sacrificio, carencias, disciplina y entrega para poder llegar a ser campeón mundial. Representar a su familia, su colonia, municipio, estado y país; ver a su bandera en lo más alto y ser quien motive a muchos más a salir adelante en la vida.

Tenemos como gran prioridad la constante capacitación y entrenamiento de los oficiales de ring. 

Así como la vida de los boxeadores está en las manos del réferi, la justicia está en manos de los jueces. 

Quien destaque en las acciones debe de ser el ganador y no existe una peor situación que una mala decisión, y que cambie el resultado de la pelea, afectando de manera irreparable la carrera de un peleador. 

Quizá el máximo logro de nuestro WBC fue luchar en contra del Apartheid en Sudáfrica, bajo el liderazgo de Nelson Mandela que luchó en contra de la discriminación racial y se ganó. Muhammad Ali se unió al veto impuesto a ese país y se negó a pelear. Y así muchos boxeadores y promotores más, además de otros deportes, se sumaron hasta que se abolió dicha práctica inhumana. Estados Unidos celebra el 19 de junio la abolición de la esclavitud; ya que desde 1865, el estado de Texas confirmó el decreto nacional, dando fin a esta actividad que fue muy popular en muchos estados de La Unión Americana.

El Consejo Mundial de Boxeo se sumará a la celebración, con una diversidad de activaciones durante el mes. Un gran momento, relacionado a este tema, fue lograr que tras cerca de 30 años de buscarlo, se haya logrado el perdón presidencial a Jack Johnson, el primer campeón mundial de peso completo de raza negra, quien fue encarcelado por crímenes raciales. Luego de más de un siglo, el 24 de mayo de 2018, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, otorgó el perdón póstumo a esta importante figura del pugilismo en el Salón Oval de la Casa Blanca.

Foto: Especial

¿Sabías que...?

Jack Johnson, excampeón mundial de peso completo, combatió en una época en que los afroamericanos no recibían un buen trato en Estados Unidos. Él siempre estuvo en contra de eso y contrajo matrimonio varias veces con mujeres de raza blanca. 

Cometió lo que algunos consideraron otras “faltas” que ameritan algún tipo de castigo. Pasó el tiempo y esos expedientes fueron clasificados por las autoridades de Estados Unidos hasta que hace aproximadamente tres años, el entonces presidente Donald Trump le otorgó el perdón. 

El cinturón del Consejo Mundial de Boxeo está en un lugar del escritorio presidencial, único caso en la historia del boxeo.

Anécdota de hoy

Mi papá fue un hombre lleno de amor hacia los demás. Aprendió de mi abuelita Wasila, quien murió a la corta edad de 41 años, a siempre ser servicial y atento. 

“Mi mamacita me pidió que siempre hiciera el bien todos los días, fuera como fuera. Si al final del día, de regreso a casa, no siento haber logrado hacer algo extraordinario, me paro a dar una ayuda a alguien que lo necesite”, así nos contaba constantemente mi papá, exhortándonos a hacer lo mismo todos los días de nuestra vida.

POR MAURICIO SULAIMÁN
PRESIDENTE DEL CMB

PAL


Compartir