Lunes 21 de Junio 2021
COLUMNA INVITADA

Latinos reúnen arte

El arte contemporáneo de Latinoamérica se abrió paso a inicios del siglo XXI, gracias a un esfuerzo simultáneo de críticos, expertos y coleccionistas que se interesaron por los creadores y su obra

Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México
Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La enorme selección Daros se divide en dos colecciones privadas con enfoques totalmente diferentes: Daros Collection y Daros Latinamerica Collection. Ambas pertenecen al empresario suizo Stephan Schmidheiny y su familia, la primera consolidada por Alexander Schmidheiny y el art dealer Thomas Ammann en la década de los 80, la cual está dedicada a los grandes maestros del arte contemporáneo; y la segunda inaugurada por Stephan Schmidheiny en el año 2000, con la intención de abrir un nuevo enfoque totalmente independiente hacia los infinitos lenguajes de América Latina.

Para el empresario, América Latina generó un interés particular en sus múltiples viajes de negocios, forjó una conexión especial y decidió apoyar la amplísima comunidad artística de la región en una época en la que Europa y Norteamérica no prestaban atención. A partir del año 2000, Hans Herzog tomó el cargo de curador en jefe y director artístico de la colección, con el principal objetivo de consolidar una colección representativa de lo que es Latinoamérica y mostrar el enorme valor que estaban aportando para su época.

De forma retrospectiva, el trabajo realizado de manera conjunta por Schmidheiny y Herzog fue parte importante para una era de cambio a inicios del siglo XXI.

El creciente interés por el arte contemporáneo en Latinoamérica no era una casualidad, sino una respuesta a lo que el propio Herzog, tiempo después, atribuyó al compromiso, espíritu y vivacidad que emanaba de la auténtica creación artística; y que se encontraba por encima de la comercialización y sofisticación que era primordial para los artistas norteamericanos y europeos.

De una manera u otra, las iniciativas alrededor del arte contemporáneo en Latinoamérica empezaron a cobrar vida, resultando en colecciones tales como la impresionante Colección Jumex, Diane and Bruce Halle Collection, colecciones de museos en Estados Unidos lideradas por Mari Carmen Ramírez, MALBA Collection, entre otras.

La primera exposición presentada en el Daros Museum de Zúrich, tomó forma a partir de los nueve artistas que ya formaban parte de la colección; Mario Cravo Neto (Brasil), Paz Errázuriz (Chile), Luis González Palma (Guatemala), Vik Muniz (Brasil), Marta María Pérez Bravo (Cuba), Manuel Piña (Cuba), Rosângela Rennó (Brasil), Miguel Rio Branco (Brasil), y Maruch Sántiz Gómez (México). La Mirada fue una muestra que mostró la obra, al artista y al espectador al mismo tiempo que reveló una visión europea de lo que significaba Latinoamérica.

La colección incluye más de mil 200 obras de más 120 artistas latinoamericanos y es una plataforma muy importante para conocer el trabajo de los siglos XX y XXI, y así entender la complicada historia de esta región.

Hoy en día, se exhiben piezas de la Colección Daros Latinoamérica por todo el mundo a través de préstamos a diferentes museos e instituciones reconocidas. La colección se ha presentado dos veces en México, la primera Le Parc Lumiére: Obras cinéticas de Julio Le Parc en Laboratorio Arte Alameda y la segunda Luis Camnitzer en el Museo de Arte de Zapopan.

POR BERNARDO NOVAL

CEO MUST WANTED GROUP

@BERNIENOVAL / @MUSTWANTEDG

PAL