MALOS MODOS

El adiós de Irma Eréndira Sandoval

Si la mandaron a la congeladora fue, lo sabemos todos, por oponerse a los designios del Presidente y querer dinamitar la candidatura de Macedonio

OPINIÓN

·
Julio Patán / Malos Modos / Opinión El Heraldo de México

Hombre, claro que lo del despido de Irma Eréndira Sandoval hay que agarrarlo con pinzas, matizarlo, darle una pensada y no ponerse muy triunfalista.

Porque o sea, no, no la corrieron por ser incapaz de encontrarle irregularidades al patrimonio del licenciado Manuel Bartlett

O por la sanción implacable contra el hijo del referido licenciado, con el escándalo aquel de los respiradores, sanción que concluyó en que el hijo del licenciado (León Manuel Bartlett)  ya puede hacer negocios con el gobierno así, tranqui; a gusto. O por el esperpento de tratar de sancionar a la revista Nexos, que a propósito tampoco le funcionó. Por ejemplo.

Porque en efecto, aquí, hoy, la falta de resultados, o los resultados de plano nefastos, no es que se sancionen mucho. Digo, al doctor López-Gatell me lo mandaron de regreso a la oficina, sin compartirnos en TV esa simpatía, esa humildad, esa bonhomía, pero, 500 o 600 mil muertes después, sigue a cargo de la pandemia, es un decir, con goce de sueldo. Como no pasa nada porque el lic Bartlett tenga al país de apagón en apagón, con documentos falsos incluidos. 

Como no parece tener mucha importancia que Pemex pierda 35 mil millones de dólares, o que a Sanjuana le cachen que usa los recursos de Notimex para acosar a la disidencia, y además acosarla lo bastante mal como para que la disidencia no se entere. No, no pasa nada. 

Asimismo, no despidieron a la doctora Sandoval, o sea a la encargada de que no haya corrupción en el aparato de gobierno, porque lo de sus casas está como que pendiente de aclaraciones. Ni por esa vocación de poner a parientes en la nómina. 

No, no fue por eso que la despacharon, porque aquí, seamos francos, tampoco importa que incurras en caprichitos o nepotismos, incluso de esos de varios millones. 

Ya vieron lo de Pío, que luego del cash que recibió para a saber qué campaña, como castigo, sufrió una inyección de varios millones en el estadio de los pericos de Palenque. O lo de Ana Gabriela Guevara. O la compra de 35 millones de dosis de Cansino a una empresa fantasma. 

No, no es que la salida de la Robespierre cambie muchos las cosas. Porque si la mandaron a la congeladora fue, lo sabemos todos, por oponerse a los designios del señor Presidente y ver el modo de dinamitar la candidatura de Félix Salgado Macedonio en favor de su carnal, Pablo Amílcar. Todo igual, sí. 

Porque la ineficiencia sigue reinando en esta administración (¿vieron, lectoras, lectores, cómo se han multiplicado los pobres en los últimos tres años?), y junto a la ineficiencia, una caída nacional en los índices de corrupción, me permito recordarles. (Noup: no nos está calificando muy bien en ese asuntito.) Irma Eréndira o no Irma Eréndira, la Cuarta va, pues. Así y todo: disfrútenlo. Carpe diem, qué chingados. Sólo se vive una vez y etcétera.

Sigan al doctor Patán para más cápsulas de filosofía de vida.

POR JULIO PATÁN

JULIOPATAN0909@GMAIL.COM 

@JULIOPATAN09 

MAAZ