COLUMNA INVITADA

Se despide el capitán merengue

Sergio Ramos dejó al Real Madrid

Geru / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

El 17 de junio de 2021 será siempre recordado, entre los madridistas, como el día en que uno de sus íconos abandonara el club. Sergio Ramos, capitán del equipo y leyenda de la institución se fue, no por gusto, sino porque las circunstancias así lo exigieron. Con muchísimos problemas físicos, un poco de mal rollo por el tema de la renovación, pero eso sí con la etiqueta de uno de los más grandes futbolistas en haber vestido el uniforme del Real Madrid.

Transcurrieron 16 años desde su llegada hasta su partida. Contrario a la opinión popular, Ramos demostró que no se necesita haber sido formado en el club para sentir los colores y defenderlos a muerte. Sergio llegó del Sevilla siendo una joven promesa en la lateral derecha, el resto es historia. Líder indiscutible y personificación de una verdadera entrega, el defensor siempre mostró garra y corazón por los suyos y el escudo que portó en el pecho.

Entre 2014 y 2018, Ramos fue el mejor defensa central del mundo. Además del orden y seguridad que aportaba atrás, su cuota goleadora no fue nada despreciable, era un especialista en el juego aéreo. Durante buena parte de su carrera jugó como lateral derecho, siendo bueno “por encima del promedio” pero ni cerca de ser un Dani Alves. Jugaba en esa posición cuando ganó su primera Eurocopa (2008) y la Copa del Mundo (2010). Fue José Mourinho quien lo movió a la central y lo volvió el gran defensor que ganó cuatro UEFA Champions League.

De hecho, si hablamos de la Champions estamos hablando de, probablemente, su momento más icónico como jugador del Real Madrid. El famoso cabezazo al 92’48’’, ese gol que mandó la final al tiempo extra contra el Atlético de Madrid y que a la postre significó “la décima”, la Copa de Europa número 10 de los merengues y su gran obsesión durante 12 años. Ese gol representó mucho, no solo evitó un terremoto institucional, sino que fue el empujón para que de 2015 a 2018 ganaran 3 Champions seguidas, con Ramos como capitán, en ese legendario tricampeonato europeo.

En las últimas tres temporadas, no obstante, Ramos vino a menos, hay que decirlo, ya se empezaba a notar lento y pegaba cada vez más. Muchos de sus errores se maquillaban con las buenas actuaciones de Courtois. Pero en la Champions era evidente que su nivel no era el de antes. Esta última campaña se la pasó lesionado y cuando jugó, perjudicó más al equipo con su baja de juego.

El Real Madrid siempre ha tenido claro que nadie está por encima del club (salvo Florentino Pérez, tal vez) y si un jugador ya no rinde y/o se está haciendo el difícil para renovar, es hora de hacerse a un lado. Fue lo que sucedió con Sergio Ramos. Ahora será muy raro verlo con otra camiseta, pero que nadie cuestione su status como leyenda merengue. Esperemos a verlo en su nuevo destino.

POR GERU

GERUCORREA@GMAIL.COM

@el123pormi

MAAZ