IT'S THE BEAT

¿Cantidad o calidad?

Nos alcanzaron las prisas, lo mismo pasó con los artistas, que deben sacar un track por lo menos cada mes si es que quieren seguir en tendencia

Majo Montemayor / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Escuchamos tanto la frase “el tiempo pasado era mejor”. ¿En verdad es así? Tal vez no era mejor, si no que lo disfrutábamos más. No corríamos, saboreábamos cada momento, el día te duraba para hacer muchas cosas; ¿y ahora? A penas para lo suficiente. 

¿Tendrá el internet algo que ver con esto?

Hablando de la música; ¿se acuerdan cuando los artistas se tomaban uno o dos años para hacer un álbum completo? Y luego una gira mundial que duraba otro año, para después volver a entrar al estudio a crear algo nuevo. Una práctica que en pleno 2021 es casi nula.

Nos alcanzaron las prisas, lo mismo pasó con los artistas, que deben sacar un track por lo menos cada mes si es que quieren seguir en tendencia. Los discos quedaron en el pasado, y sólo unos pocos siguen esta práctica que hoy en día podemos considerar como todo un ritual. 

Pero no es que los artistas, en especial los que se dedican a la música electrónica, no quieran sentarse a hacer un disco completo (muchos lo hacen, aunque generalmente compilan todos los sencillos que han estado sacando durante algún tiempo y le agregan uno o dos tracks nuevos); lo que pasa es que la propia voracidad de las redes y los servicios de streaming musical con sus algoritmos los obligan a ir de prisa, porque si no, quedan en el olvido con tantas propuestas musicales y artistas emergiendo por montones cada día; así que si no te mueves con al ritmo de la industria, desapareces.

Y no sólo son estas plataformas las culpables, al final del día, se trata de un negocio; pero nosotros, como consumidores, hemos entrado al juego por completo. 

Lejos están esos días en los que nos sentábamos a disfrutar de un disco y lo repetíamos hasta memorizarlo; ahora nuestra atención está todos los viernes en los estrenos musicales; porque pasa lo mismo, quieres ser el que conoce de nueva música, el que siempre está actualizado, el que tiene tema de conversación por poder decir: “¿ya escuchaste el nuevo track de Afrojack y Guetta?”.

Todo esto me lleva a la reflexión de que el vivir con tanta prisa con tal de no “desaparecer” a los ojos del mundo, hace que los artistas generen canciones que no necesariamente tienen la calidad que ellos solían manejar en sus tracks; porque el tema principal es estrenar una melodía nueva cada semana, para que vean que estás activo, para que puedas competir con el algoritmo, para que no te entierren los nuevos talentos.

¿Con esto se están traicionando a ellos mismos? ¿Le están poniendo más atención a la cantidad que a la calidad?

Aunque hay artistas que logran las dos cosas, supongo que debe ser muy exigente el hecho de tener que estrenar material cada semana y hacerlo con excelencia para no defraudar a tus fans.

A todo esto tendríamos que agregar el factor importantísimo de la falta de eventos en vivo. 

Los DJs y productores solían estrenar esos maravillosos IDs (canciones sin título conocido) en los escenarios de los mejores festivales alrededor del mundo, una práctica que llevamos año y medio sin disfrutar. 

Nosotros, por supuesto, siempre estábamos súper atentos a estos “lanzamientos en vivo”, pues sabíamos que un par de meses después íbamos a poder disfrutar de esa canción que “se tocó por primera vez en Ultra Miami”. Y es que hay que decirlo: escuchar los estrenos en nuestras casas nunca será lo mismo que escucharlos entre la euforia de la gente enloquecida en un festival.

Supongo que no es fácil salir de esta rueda de “consumismo de arte”, así está hecho el mundo de ahora, y o nos subimos o nos quedamos fuera. Pero tal vez exista alguna forma de no entrar por completo en el sistema, de que nosotros como consumidores exijamos calidad antes que cantidad. 

¿O es que prefieres tener muchas canciones pero ninguna que te marque como lo hacían algunos tracks de la denominada “era dorada del EDM”?

Entonces, me despido con esta pregunta: ¿Qué prefieres, cantidad o calidad?

POR MAJO MONTEMAYOR
ELHERALDODEMEXICO.COM
@MAJOMONTEMAYOR

maaz