DESDE AFUERA

Escocia... otra vez ¿ser o no ser?

La gran pregunta de las elecciones legislativas del jueves en Escocia se refiere al tamaño de la esperada victoria del Partido Nacionalista

José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La gran pregunta de las elecciones legislativas del jueves en Escocia se refiere al tamaño de la esperada victoria del Partido Nacionalista de la primera ministra Nicola Sturgeon y su impulso a un nuevo referendo sobre la permanencia de Escocia en Reino Unido.

Y no es que eso vaya a sorprender a nadie. Después de todo, ya en 2014 los escoceses habían votado por esa misma consideración y los partidarios de permanecer en Gran Bretaña ganaron por un margen de 10 puntos.

Pero en 2016, en el referendo que llevó al "Brexit", la separación de Gran Bretaña respecto a la Unión Europea, la mayoría de los británicos votó por la ruptura, mientras una mayoría de los escoceses, más del 65 por ciento, se pronunció por permanecer.

Esta vez, se convoque o no un referéndum pronto, el resultado probable de las elecciones del jueves significa que las conversaciones sobre las posibilidades de independencia de Escocia dominarán la política de Reino Unido durante los próximos años, como lo hizo el “Brexit”, a partir de 2016. 

Y quién sabe si ese predominio ayudará o no a una causa que es considerada de por sí como polarizante.

Está para empezar la irritación de los escoceses respecto al “Brexit”, al que se quejan fueron arrastrados por Gran Bretaña, que se combina además, con el nuevo sentimiento de empoderamiento de los reinos británicos por la "devolución" de poderes a los parlamentos regionales en Escocia, Gales e Irlanda del Norte y el resentimiento de que el gobierno inglés no tomó en cuenta sus propuestas.

Algunos analistas agregan el contraste en las respuestas a la pandemia de COVID-19, entre las formas aparentemente desordenadas del gobierno de Boris Johnson y la eficiencia de la administración encabezada por Sturgeon, que logró mantener el promedio de muertes en Escocia por debajo del resto de la Unión.

"Muchos escoceses creen que habrían manejado COVID aún mejor sin que el gobierno británico se entrometiera en sus asuntos. El apoyo postBrexit a la independencia de Escocia ha aumentado, en gran parte debido al mucho mayor índice de aprobación que tiene Sturgeon entre las mujeres en comparación con su predecesor Alex Salmond", aseguró la empresa de análisis Eurasia Group.

Ciertamente los nacionalistas escoceses desearían citar pérdidas económicas, pero a sólo tres o cuatro meses de concretada, la salida de la Unión Europea no ha sido en conjunto el desastre que se auguraba, pero tampoco el paraíso prometido por Johnson y sus aliados.

Una separación escocesa de Inglaterra y Gales crearía una situación harto complicada: son sus principales socios comerciales.

Pero más allá del resultado quedará al menos otro obstáculo a las ambiciones escocesas: la propia Unión Europea, que aunque sin duda vería la solicitud escocesa como una reivindicación después del “Brexit”, deberá contar por ejemplo, con la renuencia española a reconocer la independencia de una región que por cientos de años ha sido parte de otro país.

Por JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

maaz