Diferencias inexplicables

En el caso de Huerta, hay múltiples denuncias en los medios y ante la Fiscalía de la CDMX

Diferencias inexplicables
Fernanda Caso / Ayer pensaba distinto / Opinión El Heraldo de México

El mismo día que el joven de 15 años denunció al diputado Saúl Huerta por abusar de él en un hotel de la Colonia Roma, el legislador poblano tuvo el descaro de organizar una conferencia de prensa y decir que todo era un montaje. Aseguró que solo buscaban afectarlo políticamente, que estaba siendo víctima de extorsión y que él jamás se atrevería a algo así… Una respuesta muy similar a la que escuchamos de Salgado Macedonio cuando las acusaciones en su contra estallaron en los medios.

En el caso de Huerta, hay múltiples denuncias en los medios y ante la Fiscalía de la CDMX. En el de Salgado, hay denuncias en los medios y ante la Fiscalía de Guerrero. En ninguno de los casos hay una investigación concluida ni mucho menos una sentencia. En términos jurídicos, ambos políticos han sido denunciados, pero ambos gozan aún de la presunción de inocencia.

Sin embargo, el tratamiento de Morena frente a estos sucesos tiene diferencias aparentemente inexplicables. En el caso de Huerta, en menos de una semana, la Comisión de Honor y Justicia del Partido le retiró los derechos políticos internos y el coordinador de la bancada en la Cámara anunció su expulsión del grupo parlamentario. Ante la presión, el diputado se vio obligado a renunciar a su candidatura y unos días más tarde, la Fiscalía de la CDMX dijo que va a solicitar su desafuero para poderlo procesar.

En el caso de Salgado, la respuesta partidista fue radicalmente opuesta.  Primero, la Comisión de Honor y Justicia dijo que las denuncias de las víctimas no eran suficiente y que, si no había una sentencia de un juez penal, no podían negarle derechos políticos. Después, la dirigencia de Morena lo refrendó como candidato y finalmente cerró filas con él en su batalla contra el INE, donde llegó incluso a amenazar personalmente a los consejeros por quitarle la candidatura tras no presentar su informe de gastos de precampaña. Nadie en Morena está solicitando que se haga un juicio político contra Salgado para quitarle el fuero como senador e incluso el presidente López Obrador lo ha defendido en múltiples ocasiones desde la tribuna.

¿Qué tiene Salgado Macedonio que lo hace intocable?, ¿por qué las atrocidades de Huerta son condenadas y las de Salgado son toleradas y hasta defendidas? Afortunadamente, ninguno de los sujetos acusados será candidato en 2021, pero mientras que Huerta seguramente enfrentará la justicia, Salgado podrá seguir en la vida libre y campante, mantendrá su lugar en la bancada de MORENA en el Senado, e incluso podría postularse en futuras elecciones en Guerrero.

Que las diferencias en el trato parezcan inexplicables, no significa que en realidad lo sean. Lo que muestra esta incongruencia es que las razones, por el motivo que sea, tienen mucho peso y no las quieren decir en público. Y que quienes toman las decisiones en el asunto (Dígase López Obrador y Mario Delgado) consideran que, efectivamente, el abuso sexual es un asunto gravísimo, por el que una persona debería perder una candidatura e ir a la cárcel… salvo si hay favores, complicidades y secretos que los involucren de por medio, porque entonces, “una violación no es tan grave”.

Por Fernanda Caso
fernandacaso@hotmail.com
@Fer_Caso

dza

 


Compartir