“El enemigo público nos sigue alcanzando”

El coronavirus aumenta exponencialmente hora a hora y deja un escenario de guerra con las ciudades vacías

“El enemigo público nos sigue alcanzando”
Luis David Fernández Araya/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

En realidad, el crecimiento económico global podría descender a la mitad de lo que se había proyectado, “Todo esto, pone en peligro la recuperación mundial”, dijo la directora del Fondo Monetario Internacional, KristalinaGeorgieva.

 Podría llegar hasta el 1.5 por ciento, un piso demasiado bajo porque eso estaría mostrando que buena parte de los países tendrían crecimiento negativo, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE),  la verdad es que se aproxima una recesión aguda, los bonos y las acciones se están moviendo en paralelo y no en dirección opuesta como ocurre siempre en los mercados, siempre que hay crisis los ahorradores pasan a las acciones más estables como lo son los bonos del tesoro estadounidenses o los del mismo México.

Hay grandes operadores detrás de esos movimientos que van a surgir como los grandes ganadores de la crisis.

Este momento con la crisis financiera y la recesión de 2008-2009 provocada por el colapso de la burbuja inmobiliaria y de las hipotecas SUBPRIME en Estados Unidos. El cisne negro, como lo llamaron el 11 de septiembre apareció de la nada, ese 11/S nos estremeció a todos, fue un golpe durísimo y desató todo tipo de reacciones, desde el colapso hasta el que no sucedió nada.

Con el coronavirus está pasando lo mismo, apareció de golpe y en menos de tres meses ya está en todo el planeta. Cuando se desata aumenta exponencialmente hora a hora y deja un escenario de guerra con las ciudades vacías, la gente refugiada en sus casas y muchos muriendo en hospitales colapsados.

El 11/S lo superamos con el tiempo y el coronavirus también, aunque de seguro tendremos que lidiar con una dura recesión.

En 2008/2009, fue el G20 (los 20 países industrializados y emergentes, que representa al 66 por ciento de la población mundial y el 85 por ciento del PBI) quien tomó las riendas de la respuesta a la crisis. En ese momento se hablaba de "un gobierno económico mundial”. Doce años después, la situación es sustancialmente diferente. La guerra comercial entre Estados Unidos y China por el liderazgo de la revolución científico-tecnológica de la segunda mitad del siglo dejó demasiados heridos en el camino. El Brexit y la inestabilidad política en varios países europeos y asiáticos contribuyen al malestar. Una ola nacionalista y populista se extiende y hay cada vez más globalifóbicos. Esto deja al G-20, presidido este año por Arabia Saudita, sin el margen de maniobra que tenía.

Al nombrar al coronavirus de manera oficial como COVID-19 la Organización Mundial de la Salud tenía el objetivo de usar un nombre más preciso para la enfermedad, pues “coronavirus” se refiere a una familia de virus que comparte características similares. Por otro lado, el nuevo nombre tiene el propósito de evitar denominaciones racistas en contra de las personas asiáticas, el desastroso nombre de COVID-19.

POR LUIS DAVID FERNÁNDEZ A.

@DrLuisDavidFer

PAL


Compartir