Vacuna Patria

Muchos de los científicos que están detrás de este desarrollo no son mexicanos y la tecnología proviene de la Universidad Monte Sinaí

Vacuna Patria
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México

Con bombo y platillos se volvió a anunciar (ya antes se había dado una primicia) que, para finales de este año, México contará con su propia vacuna. “Patria” será su nombre. La directora del Conacyt, Elena Álvarez-Buylla, hizo gala de su nulo entendimiento de la aritmética básica al rematar en su intervención al respecto: “y será a un 855% menor precio”. Si con esos conocimientos viene la vacuna, ya estuvo que pocos querrán vacunarse...

La funcionaria dijo también que este desarrollo es 100% mexicano,  y que se ha invertido en el mismo 15 millones de pesos por parte del mecanismo AMEXID-SRE y 135 millones por parte del Consejo. Aún se desconoce cómo es que se dará este segundo monto, pues la empresa que fabricará las vacunas ha dicho que solo los primeros 15 millones se otorgaron en tiempo y que con eso es que se ha podido avanzar en el desarrollo.

Álvarez-Buylla olvidó mencionar que la vacuna en realidad no fue creada por ellos en el Conacyt ni en ningún laboratorio público. La cuna de “Patria” es una empresa privada, Avimex, que ha sabido conjugar lo mejor de sus expertos con otros del IMSS, la UNAM y el CINEVESTAV para su realización. Y, en todo el proceso de creación, Conacyt no les otorgó ningún tipo de apoyo.

Pero ahí no para la cosa. Las bases para dicho desarrollo tampoco son originales de Avimex y del grupo de investigadores antes mencionado. La tecnología utilizada proviene de la Escuela de Medicina Icahn de la Universidad Monte Sinaí (Nueva York, Estados Unidos) y se obtuvo una licencia de uso exclusiva para nuestro país de dicha tecnología.

Probablemente, la directora del Conacyt piensa que dicha escuela forma parte del territorio mexicano. Solo así se entiende que diga que Patria será 100% mexicana.

Estimo que el mencionar que muchos de los científicos que están detrás de este desarrollo no son mexicanos tampoco es trascendente en el silogismo de una vacuna que es 100% nacional. ¡Y qué bueno! El trabajo e investigación trasnacional es una constante en el mundo actual; permite una mayor integración, con menores costos y logra soluciones en menor tiempo. Pero aceptarlo atentaría contra el discurso nacionalista —que no nacional— que proclama la 4T...

Viéndolo por el lado amable, al menos en este caso sí se pagó la licencia a la Universidad Monte Sinaí. Aunque, ya desde el punto de vista no tan positivo, resultará un refrito como lo fue el uso de los iconos del avión y del elefante (los cuales se pueden encontrar y descargar gratuitamente en internet) que se usaron para construir el logo del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

Entiendo que la idea detrás de esta vacuna es que sea segura y de bajo costo. Que esté siendo creada especialmente para países con poblaciones de escasos recursos. Pero de eso a decir mentiras, a no saber hacer cuentas y a presumir con sombrero ajeno, hay mucha dustancia. Total, que el resultante es que a Elena Álvarez-Buylla se le da muy bien presumir de científica, pero olvida aplicar rigor científico a sus dichos.

Ojalá se logre la vacuna Patria, ojalá se pueda producir en BIRMEX, empresa nacional productora de vacunas y diversos medicamentos. Ojalá el gobierno federal aceptara que su creación es un conjunto de voluntades y conocimientos a los que no le interesan fronteras o ideologías, sino únicamente el afán de curar. Donde la ciencia y la inversión en tecnología no sean considerados “neoliberales”, independientemente de si proviene de entes privados o públicos.

Ojalá tuviéramos una directora del Conacyt de “altísimo nivel” para aceptar que la vacuna Patria es el resultado de un conjunto de años de conocimiento aportado por científicos de diferentes países, incluyendo México. O, dicho en sus términos, “que la vacuna patria es 855% menos mexicana de lo que ella presume.” Pero eso, ya sabemos, es imposible.

Por VERÓNICA MALO
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM

dza


Compartir