Las mentiras del contagio de López-Gatell

Si López-Gatell hubiera escuchado a López-Gatell, no habría ido a un hospital. Y si López-Gatell no fuera López-Gatell, no lo habrían recibido; su contagio de COVID describe un modus operandi lleno de mentiras

Las mentiras del contagio de López-Gatell
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

Su contagio de COVID describe un modus operandi lleno de mentiras

El contagio de COVID de Hugo López-Gatell describe un modus operandi lleno de mentiras, información falsa y manipulación. Es el sello de la casa en la pandemia.

Durante cinco días, las personas más cercanas al subsecretario ocultaron información sobre su estado de salud y condición.

Entre el miércoles 24 y el domingo 28 de febrero, lo mismo Ricardo Cortés, director general de promoción de la salud; José Luis Alomía, director general de epidemiología; y Judith Coronel Morales, directora de comunicación social de la secretaría de Salud, escondieron que López-Gatell había sido hospitalizado. ¿Por qué?

***

“El doctor presentó ayer una disminución leve en sus niveles de oxigenación y por recomendación de su médico está recibiendo oxigenación suplementaria”, aseguró el 24 de febrero Cortés.

“No existe, es mentira, no hay ningún tipo de agravamiento. Al revés, la evolución en las últimas 24 horas ha sido favorable. Tuvimos la oportunidad de cruzar comunicación con él y se encuentra prácticamente asintomático”, dijo Alomía el 25.

“Esta saturando muy bien, está mejor, está recuperándose”, afirmó Cortés el 26.

“Falso, fake news, está en su casa. Lleva 4 días asintomático”, aseveró categórica Coronel, la mañana del 28, cuando ya había publicado La Jornada que López-Gatell estaba en un hospital COVID.

Arrinconados, no hubo más remedio que, el mismo 28 por la noche, decir la verdad.

“El doctor López-Gatell desde el miércoles, requería un tratamiento en el sentido de un estado de COVID moderado, ya con requerimiento de oxígeno, por eso se consideró una hospitalización anticipada. Ha estado desde el miércoles hospitalizado”, informó Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de programas preventivos y control de enfermedades.

Sin embargo, el propio López-Gatell envió una carta, para explicar el porqué de su hospitalización.

“Estoy en la Unidad de Atención Temporal Banamex. Entré el miércoles a medio día (…). No me hospitalizaron por estar delicado sino para recibir el tratamiento, que es intravenoso y más fácil de manejar que en casa (…). Desde el ingreso y hasta ahora mi función respiratoria es normal. Saturo 98% con mínimo aporte de oxígeno suplementario (…). En cuanto terminé el tratamiento iré a casa, mañana (lunes) o el martes”, escribió.

Pero el lunes el secretario Jorge Alcocer afirmó que salió del hospital el fin de semana.

¿Alguien aún les cree?

***

Si López-Gatell hubiera escuchado a López-Gatell, no habría ido a un hospital. Y si López-Gatell no fuera López-Gatell, no lo habrían recibido.

¿Hospitalizado oxigenando 98%? ¿Cuántos mexicanos podrán decir eso, cuando conocemos historias de quienes llegan saturando 85%, 80% o menos y son devueltos a casa? ¿Cuántas veces no dijo el subsecretario que, ante los primeros síntomas, era mejor “no acudir a hospitales para no saturarlos”?

O no estaba “asintomático”, como se afirmó, o gozó del privilegio de poder internarse sin síntomas.

Mentir, ocultar información, mal informar y hablar sin rigor y con ligereza, ha sido el sello de la casa en la pandemia. El contagio del subsecretario, lo reafirma.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

iorm


Compartir