De la Estafa Maestra al maestro de la estafa

Al secretario de Desarrollo Social, Erick Sevilla, se le ha visto muy nervioso, por una serie de malos manejos en los programas

De la Estafa Maestra al maestro de la estafa
Hugo Corzo / Cruz y Gama / Opinión El Heraldo de México

En el Estado de México, la Secretaría de Desarrollo Social no ha dejado de salir del ojo del huracán respecto al uso de programas sociales, pero esta vez, por un personaje específico.

Dicen que al titular de la dependencia, Erick Sevilla Montes de Oca, se le ha visto muy nervioso en los últimos días, luego de que se ha expuesto una serie de malos manejos en los programas sociales del gobierno, lo que mancilla la finalidad de esa secretaría, dedicada a los que más desprotegidos están.

A este funcionario, quien tiene sus raíces en el municipio de Lerma, en donde es conocido y presume de tener control político, no lo tiene tranquilo nada en estos días, pues por más intentos que ha hecho, no le han cuadrado las cifras.

Resulta que, recientemente, a Erick Sevilla Montes de Oca le hicieron una auditoría y se le descubrieron ¡padrones falsos de beneficiarios! Esto es: desvío de recursos públicos, toda vez que los programas no están llegando a quienes realmente lo necesitan.

El señalamiento se ve muy mal en una entidad donde los programas sociales resultan más que necesarios, y más aún en tiempos donde la pandemia por la Covid-19 ha dejado más pobreza y desempleo para los mexiquenses. La Secretaría de Desarrollo Social del Estado de México ha operado, desde 2017, cuando inició el gobierno de Alfredo Del Mazo, un total de 11 programas sociales, en donde los más emblemáticos han sido Familias Fuertes, Canasta Edomex, Apoyo a Personas Adultas Mayores y Salario Rosa. Éste último, el estelar de la presente administración y de Del Mazo, quien ha entregado tarjetas con el apoyo para mujeres a lo largo y ancho de la entidad.

Dentro de ese contexto, el funcionario Erik Sevilla Montes de Oca está pasando las de Caín, pues más pronto que tarde tendrá que pasar por el implacable escrutinio de las auditorías de la LX Legislatura y del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), ambos bajo el control absoluto de Morena.

Por cierto que hace un par de días, la auditora del OSFEM, Miroslava Carrillo Martínez, entregó ya las observaciones del año 2019, primer ejercicio que le toca revisar, e hizo observaciones por 14 mil 713 millones de pesos en el uso de recursos públicos, a distintos entes. Habrá que revisar si señaló algo, y qué, de la dependencia de Montes de Oca.

Y por supuesto que Morena ha advertido que no va a tolerar el desvío de los programas sociales, evidentemente por tratarse de un año electoral y porque la pandemia por coronavirus obliga a todos, más que nunca, a hacer un uso eficiente de los recursos públicos.

El dilema, o los dilemas, son varios: ¿a dónde habrían ido a parar los recursos que presuntamente ha desviado Sevilla Montes de Oca? ¿El funcionario estará haciendo su “guardadito” para su propia campaña? Se sabe que tiene intenciones, aspiraciones y suspiros por su terruño, Lerma. Ya se verá.

SED MEXIQUENSE

Ahora con el inicio de la temporada de estiaje, se ha hecho más evidente el bajo nivel de las presas que abastecen al Sistema Cutzamala, y a partir de éste a varios municipios del Valle de México. En regiones como Naucalpan, Ati- zapán de Zaragoza, Tultitlán, Cuautitlán Izcalli y Tlalnepantla, el desabasto de agua ha sido notorio en la última semana.

Con todo y que la recomendación de la Organización Mundial de la Salud señala como mínimo aceptable para el consumo diario por persona una cantidad de 150 litros de agua, hay días que en varias colonias de esos municipios no han caído ni 200 litros de agua, lo que no alcanza ni para un par de personas, de acuerdo a esos estándares. Y eso, sin contar que en época de pandemia, el agua es mucho, mucho más necesaria que de costumbre.

Esperemos que haya un plan de contingencia, en el que, por supuesto, participe más la ciudadanía. Pero el panorama es tan crítico que ya ni siquiera desperdiciarla es una posibilidad. De plano, no hay.

Por HUGO CORZO
HUGO.CORZO@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@HUGO_CORZO

rcb


Compartir